Normas de etiqueta para móviles

Los dispositivos móviles, teléfonos celulares, asistentes digitales, tabletas y otras, permiten incrementar el tiempo y las ubicaciones desde las que las personas permanecen conectadas y comunicadas con sus amigos, familiares, colegas, clientes, socios y, en general, con el resto del mundo.

Unos más que otros, todos necesitamos comunicarnos, aunque la frecuencia, la localización y la duración de estas comunicaciones deberían poder ser controladas por cada uno.

Sin embargo, a veces parece que las comunicaciones remotas prevalecen sobre las cercanas, cuando teniendo a otras personas a nuestro alrededor, damos prioridad, sin el menor reparo, aviso o consideración para las personas en la proximidad, a esa llamada, mensaje o chat que recibimos en nuestros móviles.

Algunas sugerencias

Para mantener una convivencia social que fortalezca la armonía de las relaciones humanas “cara a cara” con el uso de los celulares y móviles, se sugieren algunas medidas básicas:

En reuniones

  • En una reunión de dos personas, especialmente de trabajo (pero también personales), ninguno de los participantes debería responder en absoluto a llamadas, mensajes o chats. Es una descortesía retirar la atención de la otra única persona que está presente, pues es una clara señal de que es más interesante o importante la comunicación remota.
  • Cuando la reunión es más numerosa, la persona que está haciendo uso de la palabra en un momento determinado, sea quien sea, no debería tomar llamadas, o leer mensajes, pues interrumpe el flujo completo de la reunión.

  • Si alguien de alta jerarquía recibe y acepta una llamada en medio de la reunión, y abandona el salón para hacerlo, con frecuencia es necesario repetir lo conversado durante su ausencia momentánea. Los asistentes deberían considerar no tomar llamadas o mensajes mientras se desarrolla la reunión.
  • En todo caso, si es imperativo tomar una llamada, habrá que disculparse, salir del salón, y al volver, aceptar el desarrollo de la reunión, incluso las decisiones que se pudieron haber tomado. Esto, si deseamos realmente hacer eficiente la reunión y no malgastar el tiempo y recursos de los demás asistentes.

Después de todo, ¿cuál es el propósito de sostener reuniones si se tomarán llamadas o conversaciones por chat en medio de las mismas?

En eventos públicos

  • En un concierto de música clásica, servicio religioso de cualquier denominación, conferencia, danza, espectáculo artístico de magia, acrobatismo o circense en vivo, obra de teatro o película, normalmente será mal visto recibir o realizar llamadas, por el ruido que se hace al sonar el teléfono, o hablar a través del mismo. Enviar y recibir mensajes, en este caso, es una mejor opción.

  • Si es una fiesta, evento deportivo, reunión social o un concierto de música popular en que probablemente el volumen de la música es alto, se pueden tomar o realizar llamadas breves, si es que se puede escuchar, pues en general no se molesta a los que están cerca, dado que ya hay suficiente sonido en el ambiente.

Al tomar llamadas, mensajes o chats

  • Tanto para el tono del timbre de llamada, como en el volumen de la voz al responder, se debe usar un nivel que no sea muy alto y/o molesto a los vecinos, pues tampoco se desea que toda la audiencia cercana se entere de lo que se está conversando.
  • Al tomar llamadas, lo más conveniente es retirarse del grupo con el que se está reunido en ese momento, y volver al concluir la llamada, que debe ser breve. De nuevo, al margen del motivo de la reunión o de la llamada recibida o realizada, se trata de conceder la atención adecuada a las personas cercanas.

  • Tampoco es bien visto ventilar en alta voz nuestros logros, problemas o actividades. Si son desconocidos, a la mayoría de las personas cerca en un sitio público no le interesa lo que ocurre en la vida personal de los demás; y si son conocidos, es mejor contarles directamente, y no que se enteren porque nos han escuchado en una llamada a otra persona.
  • Si se está en presencia y proximidad de otras personas conocidas, las conversaciones por mensajes y/o chats no deben ser prolongadas. Lo aconsejable es acordar con la persona distante programar la conversación  para otro momento.

En movimiento

  • Por supuesto, una de las grandes ventajas de los celulares es poder realizar y recibir llamadas o mensajes en movimiento, pero debe evitarse en todo momento hacer o recibir comunicaciones cuando vamos manejando un vehículo. Lo mejor es dejar que se reciba el mensaje o la llamada perdida, y al llegar a nuestro destino corresponder. Si es urgente y posible, se debe detener a la orilla de la carretera para tomar la llamada.

  • Al ir en transporte público, tomar o hacer llamadas, así como “conversar” por el móvil, dependerá más bien de la zona y de la posibilidad o no de ser objetos de robo del mismo dispositivo.

Todo con moderación

Al igual que la publicidad que se hace para las bebidas que contienen alcohol, el uso de los dispositivos móviles debe ser moderado y adecuado. No se trata de desconectar el aparato receptor, puesto que el móvil puede estar configurado para vibrar y recibir mensajes en silencio, así como almacenar audio mensajes y llamadas perdidas, permitiendo retomar a la brevedad posible esta comunicación.

Las personas con las que nos relacionamos día a día, cara a cara, merecen nuestra atención completa y, si por razones válidas, tenemos que alternar con las comunicaciones remotas, debemos hacerlo con respeto, moderación y sentido común.

No puede ser que hoy, que estamos más conectados, terminemos estando menos comunicados.

Un comentario sobre “Normas de etiqueta para móviles”

  1. Buen días:

    Excelente mis felicitaciones, muchas veces nos dejamos eclipsar por la tecnología, y olvidamos las mas básicas normas de cortesía y comportamiento.

    saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *