Repositorios digitales y el Consorcio de Bibliotecas Universitarias

El conocimiento es uno de los bienes que al ser compartido, en vez de reducir, se incrementa. La persona que lo brinda no pierde nada; al contrario, incluso es posible que obtenga más conocimiento al interactuar con otras personas, todas fuentes de información, conocimiento, experiencia y sabiduría. Las personas que lo reciben tienen la oportunidad de sumarlo a su propio bagaje, y es posible que generen nuevas ideas y conceptos a partir de lo recibido.

Por otro lado, las bibliotecas han sido siempre los depósitos por excelencia de los registros materiales, escritos e impresos, de los descubrimientos, ideas, discusiones y demás formas del conocimiento humano. Las bibliotecas guardan, cuidan y administran una buena parte del conocimiento de la humanidad.

Con el advenimiento y desarrollo de la “digitalidad”, la posibilidad de convertir en formato digital una buena cantidad de otros formatos de presentación y conservación de estos elementos de historia y registro del saber humano, se han abierto nuevas facilidades y expectativas en la ciencia del manejo del acervo de la humanidad.

De estantes a repositorios digitales

Muchas bibliotecas y centros de documentación se encuentran realizando proyectos e iniciativas que los conduzcan hacia la digitalización de documentos: libros, tesis, mapas, prensa local, grabados, incunables, etc. Su objetivo es doble: preservar estos contenidos y facilitar su acceso.

El repositorio digital se puede concebir como “un depósito o archivo de un sitio web centralizado donde se almacena y mantiene información digital, habitualmente bases de datos o carpetas informáticas. Cualquier contenido digital, una imagen, un documento Word o Excel, un documento digitalizado, un libro electrónico, una página html, etc. forman parte del repositorio digital de una organización. Pueden contener los archivos en su servidor o referenciar desde su web al alojamiento originario. Pueden ser de acceso público, o pueden estar protegidos y necesitar de una autentificación previa”.

Aprovechando las tecnologías de digitalización y las múltiples formas en que el contenido digitalizado es tratado hoy en día, es posible compartir el conocimiento almacenado en una biblioteca, “combinarlo” con el conocimiento albergado en otras bibliotecas, y ofrecerlo todo como un depósito común, sistemáticamente catalogado, en la forma de uno o varios repositorios digitales que se comunican entre sí.

Éste es precisamente uno de los objetivos del proyecto que varias bibliotecas universitarias de El Salvador, junto a la Biblioteca Nacional, vienen trabajando desde hace unos meses, conformando el Consorcio de Bibliotecas Universitarias de El Salvador (CBUES).

Un objetivo, varios actores

Con el apoyo de la Cooperación Española, bajo la acción “Desarrollo de un programa para la promoción de acciones consorciadas y de cooperación entre las bibliotecas universitarias de El Salvador”, y el acompañamiento de el CRAI-Biblioteca de la Universidad de Barcelona y el Consorcio de Bibliotecas Universitarias de Catalunya-CBUC, se ha venido trabajando de forma coordinada entre 10 instituciones salvadoreñas:

  • Biblioteca “Florentino Idoate” de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), contraparte del proyecto
  • Biblioteca Rafael Meza Ayau de la Universidad Don Bosco
  • Biblioteca Central y Biblioteca de Medicina de la UES (Universidad de El Salvador)
  • Biblioteca Central de la UEES (Universidad Evangélica de El Salvador)
  • Sistema Bibliotecario UFG (Universidad Francisco Gavidia)
  • Sistema Bibliotecario SIBUTEC de la Universidad Tecnológica
  • Biblioteca ESEN (Escuela Superior de Economía y Negocios)
  • Sistema Bibliotecario ITCA – FEPADE
  • Biblioteca Nacional de El Salvador “Francisco Gavidia”

El proyecto se propone contribuir a un mejor desarrollo del sistema bibliotecario en El Salvador mediante la cooperación interbibliotecaria y las acciones de carácter consorciado. Uno de sus objetivos tiene que ver con los repositorios digitales: “Apoyo en la creación de un repositorio central para la consulta de tesis y otros documentos de investigación (Biblioteca digital de El Salvador)” y el “Apoyo en la adquisición de un servidor para el repositorio central”.

En este marco, ya se han realizado acciones que incluyen la adquisición de un equipo para albergar los futuros repositorios digitales de estas bibliotecas, o bien un sistema de búsqueda de material que haga referencia a los depósitos particulares de dichas instituciones. Reuniones y talleres prácticos sobre el tema para los miembros del Consorcio, así como la contratación de personal para este fin, han ido completando la formación de recursos y competencias necesarias.

Más allá de El Salvador

Aprovechando la conectividad de algunas de estas universidades de las Redes Avanzadas, a través de RAICES, la Red Avanzada de Investigación, Ciencia y Educación Salvadoreña, y su filiación a la RedCLARA, ya se han establecido contactos con proyectos latinoamericanos de Repositorios Digitales.

Por ejemplo, se busca fortalecer los nexos con el proyecto COLABORA (Comunidad Latinoamericana de Bibliotecas y Repositorios Digitales, y con el proyecto de RedCLARA sobre Repositorios Digitales, financiado por el BID.

El CBUES tiene una gran oportunidad de fomentar la cooperación interbibliotecaria en El Salvador, y extenderla a otros países de Latinoamérica, Europa y el mundo, haciendo uso de estándares internacionales en la formación de sus repositorios digitales. Esto permitirá la interoperabilidad y el acceso abierto a este acervo digital, tanto en casa como fuera. La conectividad por medio de Redes Avanzadas asegura un acceso de calidad y eficiencia, por parte de los docentes, estudiantes e investigadores en general.

Que el país cuente con varios repositorios digitales, un índice y buscador centralizado, además de la conexión a otros repositorios digitales de la región y el mundo, nos acerca un paso más a la posibilidad de compartir acervos, información y, en última instancia, conocimiento.

Un comentario sobre “Repositorios digitales y el Consorcio de Bibliotecas Universitarias”

  1. Excelente artículo Ingeniero, sus palabras me ayuda a dimensionar el trabajo que estamos desarrollando, sin perder de vista la conectividad no solo en nuestro país sino en otras latitudes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *