La rueda, la orilla azul y el agua tibia

¿Qué tienen en común estos tres objetos?

Correcto: de acuerdo a la voz popular, la rueda, la orilla azul de un práctico dispositivo y el agua tibia se utilizan como ejemplos de elementos que ya fueron inventados, y las frases en que se usan buscan afirmar que no es necesario realizar de nuevo el proceso de su creación.

Con relativa frecuencia, cuando nos enfrascamos en los procesos de definición de proyectos, iniciativas y políticas públicas, caemos en el error de inventar las cosas que ya existen. Una de las razones, hasta cierto punto aceptable, es que no conocemos que el objeto inventado ya existe; otra razón es que, aunque sepamos de su existencia, no confiamos en su calidad, actualidad o validez. La peor de las razones es que, aun conociendo que existe, y a sabiendas de que tiene algún mérito real, lo descalifiquemos simplemente por prejuicios o antagonismo con la totalidad o parte del grupo que se atribuye su autoría.

Una transición normal

En muchos países del mundo, y ojala el nuestro se convierta en uno de ellos, el proceso de transición de gobierno es un procedimiento habitual al término de la gestión del equipo de trabajo que cumple su período de servicio público.

Lo esperable y deseable es que, si bien se presenten nuevos planes y nuevas formas de encarar los problemas y retos nacionales, haya cierta continuidad en las ideas y planteamientos que son buenos, eficientes y/o hayan dado frutos dentro de los objetivos comunes de cualquier gobierno.

También es importante, dentro de una transición normal, que se retomen proyectos, documentos, estudios, diagnósticos, políticas, y otros trabajos conceptuales y reales, que hayan contado con el trabajo de consenso de grupos significativos de la población, y aun más si estos grupos han provenido de diversos sectores de la comunidad, y han logrado establecer acuerdos y propuestas tras horas de trabajo, discusiones y síntesis.

10 ejemplos para no reinventar

En este conjunto de trabajos desarrollados que no deberían descartarse, podemos mencionar unos pocos, relacionados con los temas de ciencia, tecnología e innovación, tecnologías de información y comunicaciones, y la sociedad de la información y el conocimiento.

La recomendación explícita es que el equipo del gobierno entrante vuelva su mirada a estos trabajos previos, con la certeza de que esta sencilla medida contribuirá a obtener resultados en un menor plazo, pasando de la eterna fase de diagnóstico a la tan necesitada de acción.

1- Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación

Formulada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología CONACYT, y llevada a consulta pública por un considerable período, y ante diversos grupos, este documento contiene los siete componentes estratégicos que deben atenderse para buscar un mayor desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación en El Salvador, como medio de lograr mejores niveles de vida.

Componentes estratégicos de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación
Componentes estratégicos de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación

También se definen en esta Política Nacional las áreas y disciplinas del saber que se consideran relevantes para enfocar esfuerzos de investigación, desarrollo de programas de postgrado y apoyo a través de fondos concursables para proyectos de investigación.

2- Programa estratégico ePaís

Ya hemos mencionado en otras publicaciones de este espacio este programa estratégico, denominado ePaís, que consta de cinco líneas estratégicas, y que busca llevar a nuestro país por el rumbo de la sociedad de la información y el conocimiento de una forma integral, coordinada y con horizontes comunes por parte de todos los sectores del país.

Estrategia ePaís
Estrategia ePaís

El amplio trabajo de consenso realizado por cerca de 35 instituciones públicas, privadas, académicas y profesionales para formular esta estrategia, así como la base que este plan tomó de la anterior Política Nacional de Informática, el Plan Maestro de Tecnologías de Información, y documentos similares de otros países, lo convierte en un excelente punto de partida para realizar ejecutivamente los proyectos ahí planteados.

3- Plan Maestro de Tecnologías de Información

En 2004, contando con la asistencia técnica de Japón, se llevó a cabo un amplio estudio y diagnóstico de la situación de nuestro país y los países de la región mesoamericana sobre el estado de las condiciones para propiciar una sociedad de la información, utilizando el Modelo de Madurez en Tecnologías de Información. El énfasis se colocó en El Salvador, por ser considerado en ese momento por los consultores japoneses el país de la región con mayor potencial en esta área.

Modelo de Madurez en TI para El Salvador
Modelo de Madurez en TI para El Salvador

4- Estudio de Factibilidad para Gobierno electrónico en El Salvador

En 2006, dando continuidad al Plan Maestro de Tecnologías de Información, una vez más el gobierno de Japón proveyó a nuestro país con una consultoría que culminó con el Estudio de Factibilidad para desarrollar un Centro de Gobierno Electrónico en El Salvador, con algunas definiciones concretas y bien planteadas, en consulta con expertos locales, tanto del sector público como privado y académico.

Plataforma de Gobierno Electrónico
Plataforma de Gobierno Electrónico

5- Proyecto Infocentros

Con una concepción de vanguardia, premiada y elogiada por propios y extraños, este proyecto, iniciado en 1998, tenía dos grandes objetivos: Procurar el acceso universal de la población salvadoreña a la conectividad y las TIC, y propiciar el desarrollo sistemático de contenido propio en Internet, de forma que ambas metas se complementaran mutuamente: mientras más actividades productivas haya para hacer en la red salvadoreña, más interés habrá en aprender y hacer uso de los dispositivos para acceder al web en los ciudadanos salvadoreños.

Infocentros ha cumplido 10 años de existir en nuestro país, y además de contar con amplia experiencia en varios temas relacionados con los telecentros y la apropiación de las TIC y la conectividad, participa activamente en varias iniciativas importantes, tanto a nivel nacional como regional.

Infocentros de El Salvador
Infocentros de El Salvador

6- Ley de Comunicaciones y Firma Digital

Esta propuesta de anteproyecto de ley, pieza clave en las relaciones y transacciones, comerciales y de negocios, por medios digitales, ha sido ya discutida y consultada también en foros públicos y privados. Después de que sea aprobada, será necesario continuar dando los siguientes pasos: reglamento, entidad de certificación reconocida en el país e internacionalmente, difusión y capacitación entre usuarios, etc.

7- Ley de Comercio Electrónico

En el año 2000 se preparó un anteproyecto de ley que abarcaba varios aspectos relativos al comercio electrónico. Además de haber contado con la participación de reconocidas oficinas de abogados salvadoreños, esta propuesta de ley fue contrastada con algunos antecesores en otros países y revisada por consultores internacionales contratados para ese fin. Si bien más recientemente se ha desprendido la parte relativa a la firma digital, es importante revisar esta propuesta original, para considerar otros aspectos que aun están fuera de la legislación nacional.

8- Plan de Educación 2021

Este plan puede convertirse en una política realmente de estado si, como se espera, sea asumida por los funcionarios a cargo de la educación en nuestro país que se sucedan en la responsabilidad pública hasta el año 2021, bicentenario de nuestra independencia.

Producto de un diagnóstico y una amplia consulta con los actores clave del proceso educativo, consta de cuatro líneas estratégicas, proyectos, metas e indicadores en cada una de las áreas que deben ser fortalecidas. Como muchos de los planteamientos públicos de largo alcance, requiere insoslayablemente de la participación general y unificada de todos los actores clave en el proceso educativo, desde parvularia hasta la educación superior y el desarrollo de investigación, ciencia y tecnología.

Parte del Plan 2021 es el programa Conéctate, que a su vez comprende grandes e importantes iniciativas, como las Aulas informáticas, el sitio web para educación Mi Portal, Computadoras para mi escuela, y la certificación de Grado digital.

9- Fondo de Investigación para Educación Superior

Con dos convocatorias públicas para fondos concursables de 50 mil y 100 mil dólares por proyecto, respectivamente; un foro público con énfasis en la investigación; un diplomado para fortalecer las competencias de nuestros investigadores; y una serie de actividades en conjunto con las instituciones de educación superior acreditadas, este fondo ha logrado poner a rodar la rueda de la cultura de investigación en áreas relacionadas con la tecnología, a nivel nacional.

Por primera vez en nuestro país, existe un fondo concursable para proyectos de investigación científica, en las áreas que establece la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de El Salvador, y las instituciones de educación superior acreditadas han atendido el llamado, presentando cada vez más proyectos de investigación aplicada.

10- Plan de Nación

Más atrás en la historia, pero atendiendo a una convocatoria de la Comisión Nacional de Desarrollo, nombrada en 1997, una gran cantidad de profesionales, técnicos y personas genuinamente interesadas en el bienestar del país, se dieron a la tarea, en forma ad honorem, de acompañar y trabajar en grupos de discusión y redacción, que culminaron con la publicación del documento “Temas clave para el Plan de Nación”.

Posteriormente, el enfoque de la CND ha sido reforzar el planteamiento del desarrollo descentralizado y regionalizado dentro de nuestro país. Sin perder de vista la transversalidad de otros elementos que deben ser considerados en todas estas iniciativas, entre los que se incluyen el aprovechamiento de las tecnologías, se busca focalizar y desarrollar las regiones según sus vocaciones.

————-

Estos diez ejemplos, con horas de trabajo desinteresado en su haber, al ser retomadas, podrán permitirnos, como reza el lema de la Comisión Nacional de Desarrollo, que “hagamos El Salvador ¡como todos lo queremos!”.

3 comentarios sobre “La rueda, la orilla azul y el agua tibia”

  1. Excelentes recomendaciones. Espero que el nuevo gobierno retome las iniciativas que menciona Lito; en lo personal le apuesto mucho a las que, si bien incluyen temas tecnológicos, tienen un alto impacto en la calidad de vida de nuestro pais. Que ya no se vean como exquisiteces de latitudes distantes, sino como promotores de desarrollo humano. Que ya no sean iniciativas para consultores y punto, sino que se conviertan en realidades con beneficios tangibles para la población.

  2. Aplaudo su iniciativa. Nos ahorraría tiempo y dinero, sobre todo en esta época de crisis. Felicitaciones por la propuesta. Ojalá el nuevo gobierno la tomase en cuenta.

  3. Lito, muy buenas recomendaciones, sin embargo hay algo que creo muy importante y no veo adonde pueda encajar. Me refiero a todos los técnicos, programadores, profesionales de sistemas que los centros de estudio graduan, quien absorverá este grupo poblacional? que interesante sería contar con un instituto de investigación y desarrollo Tecnológico, que posibilite la creación de fuentes de trabajo,
    que posibilite además, la creación de nuevas tecnologías.
    Que ademas, se ofrezca este grupo de profesionales a consorcios internacionales y podamos mostrar las capacidades de nuestra gente, y no solamente como ‘customer service’.
    Hay mucho que hacer y no creo que nngún gobierno pueda hacerlo todo.
    Interesante sería pues que las universidades en general se unieran, dieran un aporte a la sociedad, que propongan al gobierno la creación de un Instituto de las TIC, el cual pueda convertirse en una incubadora de negocios.

    Gracias por tus artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *