La personalización de la publicidad y la propaganda en la web

En casi todo momento y lugar somos impactados por avisos, anuncios, mensajes y formas de comunicación que usan una gran cantidad de medios, lenguajes, estilos y estrategias, con el objetivo de convencernos de algo, ya sea comprar y/o utilizar un producto o servicio, integrarnos a algún grupo o comunidad, votar por un partido o candidato, o hasta modificar nuestra forma de pensar.

La persuasión mediante los mensajes públicos es una disciplina que tiene muchos años de existir y ha experimentado grandes avances a lo largo de la historia. Como muchas áreas del saber, el grado de especialización requerido para ser realmente efectivos en la tarea de convencer a otros sobre algo va creciendo y siendo más demandante con el tiempo.

blog321img01

Hay muchos profesionales y empresas que se dedican a este campo, como intermediarios del comercio y la difusión de ideas, que estudian y experimentan con los distintos medios de comunicación social masivos, llegando a ser muy sofisticados en la planeación y ejecución de tácticas, técnicas y estrategias para motivar a la mayor cantidad de personas para asimilar y asumir el mensaje que se está transmitiendo.

Como podemos intuir a partir de nuestras propias experiencias, las condiciones para lograr convencer a otras personas, ya sea en forma individual o en grupo, de hacer algo específico o actuar de una forma determinada ante los estímulos provistos, pasa por contar al menos con nociones en psicología, sociología, percepción, respuestas a estímulos, conocimiento de las personas que reciben el mensaje, así como su entorno y cultura, experiencia en el uso de los medios y sus potencialidades, y muchas habilidades más.

Publicidad y propaganda

En términos generales y sin pretender ser muy estrictos en las definiciones, dos grandes áreas dedicadas a esta labor son conocidas como publicidad y propaganda. Ambas disciplinas buscan convencer y persuadir a sus interlocutores de realizar acciones en forma voluntaria, la primera para fomentar el comercio y el consumo de bienes y servicios, y la segunda para adherir y apoyar planteamientos de tipo político, normalmente mediante la integración a grupos organizados con su propia ideología o, más a corto plazo, motivar a ejercer el sufragio a favor de un candidato o partido político específico.

Fuera del objetivo común de convencer a los receptores de los mensajes, la publicidad y la propaganda mantienen también diferencias importantes, en cuanto a la forma de utilizar los medios, redactar, visualizar y transmitir los mensajes, las herramientas y técnicas utilizadas, y muchos aspectos más.

blog321img02

El surgimiento de la web y, sobre todo, la comunicación bidireccional y libertad de publicación que la web 2.0 hizo posible, materializado especialmente en todo lo que actualmente se denomina redes sociales, tomó inicialmente por sorpresa y no fue aprovechado por las personas dedicadas a estas disciplinas de convencer a las personas por medio de la publicidad y la propaganda.

No obstante, en la actualidad el medio Internet es, forzosamente, un componente muy importante en cualquier estrategia de comunicación, sea publicitaria o propagandística, que se suma a la mezcla de medios que se deben utilizar para difundir los mensajes que se buscan transmitir a la población.

La web permite la personalización

Desde el punto de vista de la publicidad y la propaganda, el medio Internet es muy distinto a los medios tradicionales de comunicación. Para empezar, cuenta con recursos multimedia en un solo lugar, por lo que los mensajes que buscan convencer a sus receptores pueden ser diseñados de muchas formas diferentes, la temporalidad y alcance espacial, así como la posibilidad de interacción, son otros elementos que diferencian a este nuevo medio.

Sin embargo, lo más relevante de este medio es la posibilidad del uso de tecnología de procesamiento voluminoso de datos y de información acerca de los usuarios, consumidores, seguidores, clientes, votantes, o cualquier denominación que tenga la audiencia esperada.

La información colectada por medio de miles de acciones y clics que realizamos día a día, revelando de forma indirecta nuestros gustos, aficiones, formas de pensar y afinidad comercial, ideológica y política, hace posible que la publicidad y propaganda sea personalizada.

blog321img03

A su vez, esta personalización permite que las empresas puedan ofrecer productos y servicios a las personas que tienen más probabilidades de adquirirlos, según su personalidad y sus gustos, incrementando las posibilidades de que la publicidad tenga éxito. De igual modo, el acercamiento de la propaganda a los ciudadanos que muestran rasgos más afines con la ideología o principios del candidato o partido, está más cerca de lograr convencer al receptor.

Así que no nos extrañemos de cómo nos conocen los publicistas y asesores de propaganda, ya que cada vez que damos “like”, aceptamos a un amigo en las redes sociales, realizamos una búsqueda o compramos por Internet, estamos revelando información de nuestros gustos y afinidades, lo que hará que sigamos recibiendo publicidad y propaganda hecha a nuestra medida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *