Archivo de la categoría: Desde el aula

Agenda Digital Mesoamericana 2025

Después de un análisis de las condiciones actuales en aspectos de desarrollo digital en los países de Mesoamérica, la CEPAL comisionó, y presenta, una propuesta de Agenda Digital 2025 para la región. El documento completo se puede descargar aquí.

Si bien cada uno de los países mesoamericanos tiene una serie muy diversa de aspectos, conformado por su propia historia, idiosincrasia, cultura, política y formas de entender y priorizar sus necesidades, también existen elementos que, por la proximidad geográfica, la continua transmigración, la influencia recíproca, las posibilidades de desarrollo y la ejecución de sus empresas, organizaciones, instituciones y centros de estudio, guardan una relación importante.

Después de un diagnóstico y evaluación de la situación actual en los países de Mesoamérica, la CEPAL hace una propuesta de una Agenda Digital Mesoamericana para el 2025, y presentan una estructura consistente con los objetivos que toda agenda digital persigue. Como toda agenda, tendremos que esperar para conocer la recepción que tiene la propuesta en los países.

Estructura de la Agenda Digital Mesoamericana

La propuesta de la CEPAL parte de 3 pilares, en los que intenta incluir todos los aspectos principales que podrían dar un impulso a las economías mesoamericanas, desarrollando los aspectos físicos, humanos, sociales, culturales y políticos que un enfoque en lo digital requieren.

Así, los tres pilares son: I. Mesoamérica conectada, II. Mesoamérica digitalizada, y III. Mesoamérica integrada. Para cada uno de estos pilares, la agenda establece una serie de objetivos 2025, una hoja de ruta y un plan de acción, por lo que los siguientes pasos deberían ser echarlo a andar.

Fuente: Mesoamérica Digital 2025 – CEPAL

El resumen de cada pilar, de acuerdo al documento, es el siguiente:

Mesoamérica conectada: El primer pilar hace referencia a la necesidad de contar en los países de Mesoamérica con infraestructuras de conectividad de clase mundial hacia el 2025. Ello requiere un abordaje multidimensional, con objetivos y medidas tendientes a cerrar las brechas de cobertura, de demanda, en materia de espectro, de interconexión y de conectividad internacional. Un aspecto de relevancia es el de la sostenibilidad, particularmente en lo que respecta a las soluciones de conectividad en zonas no cubiertas que reciban financiamiento para tales efectos, tales proyectos deberán prever la viabilidad financiera para su desarrollo posterior.

Mesoamérica digitalizada: El segundo pilar de la Agenda Digital Mesoamericana se enfoca en el aceleramiento de la digitalización de la región. Esto involucra especialmente avanzar en los múltiples espacios de la economía digital. Comienza estipulando los espacios a desarrollar, incluyendo aquellos indicadores que permiten medir el estado actual de avance. Sobre esta base, se plantean los objetivos y metas por área de trabajo, justificando tanto su selección como la fijación de cada meta.

Mesoamérica integrada: El tercer pilar de la Agenda Digital Mesoamericana se enfoca en avanzar en el proceso de integración de las economías mesoamericanas para poder explotar las ventajas de la ADM. Comienza estipulando los objetivos y metas por área de trabajo, justificando tanto su selección como la fijación de cada meta.

Lamentablemente, varios de los países mesoamericanos están en este momento más enfocados en procesos de otra naturaleza, sobre todo políticos y económicos, que hacen aún más difícil prestar la atención necesaria a la propuesta de CEPAL.

El arte de pensar

Este es el título de un libro, escrito por Rolf Dobelli, en el que relaciona “52 errores de lógica que es mejor dejar que cometan otros”, y que sirven para reflexionar sobre aspectos y planteamientos que a menudo se nos presentan, y en base a los cuales tomamos decisiones, aun no siendo completamente lógicas.

Para el autor, pensar es un arte, y nos atrevemos a ampliar esa afirmación, completando que se trata de un arte de ser capaces de ver más allá de las inclinaciones naturales o lo que la mayoría de personas hacen tradicionalmente. Es decir, detenerse el tiempo suficiente para analizar y reflexionar a profundidad los razonamientos que hay detrás de una acción “natural”.

En el libro se han identificado estos 52 errores de lógica con nombre propio, y se acompañan con algunos ejemplos, tanto de experimentos científicos como de situaciones habituales que cada uno de nosotros puede haber vivido.

Los 52 errores de lógica

La lista de los errores aparece a continuación, y se identifican como el autor los nombra. Algunos de esos vicios o errores de razonamiento, percepción o concepción son tan comunes y se encuentran tan dentro de nuestras mentes, que a veces es difícil librarse de esos prejuicios para poder tomar las mejores decisiones.

  1. El sesgo de supervivencia (survivorship bias)
  2. La ilusión del cuerpo de nadador (swimmer’s body illusion)
  3. El efecto del exceso de confianza (overconfidence)
  4. La prueba social (social proof)
  5. La falacia del coste irrecuperable (sunk cost fallacy)
  6. La reciprocidad
  7. El sesgo de confirmación (confirmation bias) (parte 1)
  8. El sesgo de confirmación (confirmation bias) (parte 2)
  9. El sesgo de autoridad (authority bias)
  10. El efecto contraste
  11. El sesgo de disponibilidad
  12. La trampa de “empeorará antes de mejorar”
  13. El sesgo del relato
  14. El prejuicio de retrospectiva
  15. La sabiduría de chofer
  16. La ilusión de control
  17. La tendencia incentivo-superrespuesta (incentive-superresponse tendency)
  18. La regresión a la media (regression toward the mean)
  19. La fatalidad de la dula
  20. El sesgo de resultado (outcome bias)
  21. La paradoja de la abundancia (paradox of choice)
  22. El sesgo de agradar (liking bias)
  23. El efecto de dotación (endowment effect)
  24. El milagro
  25. Pensamiento de grupo (groupthink)
  26. El descuido de la probabilidad
  27. El sesgo del riesgo cero (zero-risk bias)
  28. El error de la escasez
  29. La desestimación de las probabilidades previas (base-rate neglect)
  30. La falacia del jugador (gambler’s fallacy)
  31. El ancla
  32. La inducción
  33. La aversión a la pérdida
  34. La pereza social
  35. El crecimiento exponencial
  36. La maldición del ganador (winner´s curse)
  37. El error fundamental de atribución
  38. La falsa causalidad
  39. El efecto Halo
  40. Las vías alternativas
  41. La ilusión del pronóstico
  42. La falacia de la conjunción
  43. Encuadre
  44. El sesgo de acción
  45. El sesgo de omisión
  46. El sesgo de autoservicio
  47. La adaptación hedónica
  48. El sesgo de autoselección
  49. El sesgo de asociación
  50. La suerte del principiante
  51. La disonancia cognitiva
  52. El descuento hiperbólico

Como se ve, muchos son sesgos o inclinaciones hacia una forma de hacer o ver las situaciones, otros son falacias, errores, trampas y formas de explicar algunos eventos, que con el tiempo hemos desarrollado como humanidad, pero que carecen de fundamento real, válido y científico. Un interesante y alertador ejercicio de lectura y reflexión.

Las cuatro (+1) Internet actuales

Si bien hay temas y eventos que, aparentemente, unifican al mundo en torno a objetivos similares, como los relacionados a desastres, epidemias, grandes logros de la humanidad, desarrollos científicos y tecnológicos, también hay algunos en los que hay una diversidad de opiniones y estrategias, en muchos casos basados en visiones geopolíticas.

Curiosa y paradójicamente, el fenómeno que hacia finales del siglo XX permitió lo que se conocería como la globalización, en aspectos económicos, comerciales, sociales, políticos y culturales, se encuentra actualmente amenazada ante la posibilidad de fragmentar la actual red de redes en al menos cuatro o cinco potenciales versiones.

Kieron O’Hara y Wendy Hall han estado investigando cómo se gobierna Internet, en una serie de artículos que culminan en un libro que publicará Oxford University Press en 2021, “Four Internets: Data, Geopolitics and the Governance of Cyberspace”. Más información aquí.

¿Cuáles son las cuatro, más una, Internet?

De acuerdo a los autores, son cuatro ideologías opuestas sobre cómo fluyen los datos en la red se han vuelto prominentes porque (a) están implementadas por estándares técnicos y (b) están respaldadas por entidades geopolíticas influyentes. Cada uno de estos especifica una «Internet», descrita en relación con su implementación por una entidad geopolítica específica.

Los Cuatro Internet son:

1- La Internet abierta de Silicon Valley: desarrollada por los pioneros de Internet en la década de 1960, basado en principios de apertura y flujo de datos eficiente;

2- La Internet burguesa de Bruselas, ejemplificada por la Unión Europea con un enfoque en los derechos humanos y la administración legal;

3- La Internet comercial de DC, ejemplificada por el establecimiento de Washington y su enfoque en los derechos de propiedad y las soluciones de mercado;

4- La Internet paternal de Beijing, ejemplificada por el control del gobierno chino sobre el contenido de Internet.

El desafío es que estas Internet deben coexistir si el Internet en su conjunto debe permanecer conectado. Este es el verdadero reto, si es que anhelamos seguir obteniendo las grandes ventajas de contar con un mundo conectado globalmente, y no por secciones.

Como una quinta posibilidad, el libro también considera la militarización de la ética de la piratería informática como el modelo “Spoiler” de Moscú, ejemplificado por las campañas rusas de desinformación a gran escala; ésta no es una visión de Internet, sino que parasita las demás.

Los autores también consideran las posibles direcciones futuras del desarrollo de Internet, incluidas las orientaciones políticas que podrían tomar la India y el desarrollo de tecnologías como la inteligencia artificial, las ciudades inteligentes, la Internet de las cosas y las máquinas sociales.

El Índice de Preparación para la Red 2020

Con cierta regularidad y frecuencia, algunas organizaciones de alcance mundial elaboran y publican un estudio comparativo entre varios países acerca de un tema. Se trata de usar parámetros similares de un país a otro, y si bien, dependiendo del tema central, alguna información y valoraciones pueden resultar subjetivas, proveen al menos una forma de comparar entre países y en el tiempo.

Uno de estos casos es el Índice de Preparación para la Red (NRI, por sus siglas en inglés), que ya hemos analizado y comentado anteriormente en este espacio. Ver por ejemplo esta entrada, en el que hablamos del mencionado índice para el año 2013.

La más reciente edición, la de 2020, además de considerar, obviamente, el efecto de la pandemia que aún persiste en el mundo, muestra una reformulación de la forma en que se calcula dicho índice por segundo año, pero mantiene el ofrecimiento de proveer una herramienta de comparación entre los países. El reporte 2020 puede ser descargado aquí.

Los parámetros y el ranking de países

En la presentación del NRI 2020, se incluye una descripción general del mismo:

“El NRI 2020 es la segunda edición de un modelo NRI renovado y clasifica un total de 134 economías en función de su desempeño en 60 variables”. La edición de este año incluye aspectos de la Transformación Digital, el papel de las empresas y los gobiernos, y cuestiones de inclusión. “… El Índice se basa en cuatro dimensiones fundamentales: Tecnología, Personas, Gobernanza e Impacto”. El estudio abarca temas como Inteligencia Artificial (IA), Internet de las Cosas (IoT), y el papel de la economía digital en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En nuestra región Centroamericana, las posiciones y puntajes se encuentran resumidos en la siguiente tabla:

Lo que muestra esta tabla es que, en nuestra región próxima, las tendencias siguen más o menos la misma dirección que vienen manifestando desde hace algunos años. Es importante que continuemos tratando de mejorar nuestro desarrollo y cultura digital, pues si bien la pandemia nos mostró a todo el mundo lo clave que son las herramientas y habilidades digitales en la población, también hay aspectos relevantes que se han mantenido descuidados hasta la fecha.

Como apunta uno de los autores del estudio del Índice de Preparación para la Red, “La crisis sanitaria de COVID mostró cómo las tecnologías digitales pueden ayudarnos a estar mejor organizados y ser resilientes cuando enfrentamos desafíos sin precedentes. Sin embargo, la crisis económica y social que seguirá apenas ha comenzado a sentirse. Para enfrentar las amenazas del desempleo masivo y las crecientes desigualdades, la transformación digital es ahora una obligación urgente”. Bruno Lanvin, cofundador de Portulans y coautor del informe

La mejor estrategia ante la sobreinformación: Buscar y filtrar

“Infoxicación”, “Fatiga informativa”, “Sobrecarga de información”, son algunos términos que intentan referirse al fenómeno de la excesiva cantidad de información a la que tenemos acceso en la actualidad, con una facilidad que no había sido posible antes.

La necesidad y utilidad de almacenar y poder utilizar nuevamente, o por primera vez, una información específica sobre algún tema, problema, discusión, elucubración, o simplemente una opinión subjetiva, ha estado con la humanidad desde el principio de los tiempos. Los métodos y lugares de almacenamiento, los esquemas de ordenamiento y las posibilidades de acceso son los que han cambiado, y mucho.

Más que lluvia, el bombardeo de datos, noticias, imágenes, audios, vídeos, memes, libros, documentos, mensajes de correo electrónico, mensajitos, y las demás formas de comunicación instantánea, se suman a la vasta cantidad de información multimedia almacenada, alguna catalogada y clasificada, y otra en forma cruda, como parte de la información disponible.

Buscar y filtrar

Desde hace varios siglos, los seres humanos hemos considerado el tema de la administración general de la información, y hemos soñado con bibliotecas ideales como la de Alejandría o la de Babel, que contendrían toda la información, y por medio de ella, el conocimiento, del mundo, alcanzado hasta la fecha.

Por otro lado, no basta almacenar los tipos de información. Es importante contar con un esquema y método para poder buscarla y encontrar lo que en un momento dado necesitamos, y esto comienza, como han sabido los bibliotecarios desde siempre, con un método y sistema de clasificación y recuperación sencillo, ágil y eficiente.

Cada día se genera nueva información, y esto añade complejidad, además de cantidad, a cualquier forma de clasificación y recuperación. Por esa razón, también es importante contar con mecanismos que permitan filtrar la abundante información recuperada, de forma que sea posible acercarse a una posibilidad mayor de encontrar las piezas de información que se necesitan.

Los buscadores en Internet, tanto los que intentan localizar información en forma amplia, como los que actúan solamente sobre bases de datos específicas y por tanto, un poco más delimitadas, prestan un importante servicio para estas acciones de búsqueda y filtrado.

Aún así, el rol y estrategia de cada persona que requiere algún tipo de información es importante, ya que depende de cada uno de nosotros cómo utiliza el tiempo para buscar, filtrar y recuperar la información que se necesita para realizar su trabajo, sus tareas, sus pasatiempos, o algunas tareas sencillas que requieren información.

Ahora que el costo de almacenar, buscar y filtrar información se ha vuelto tan bajo y accesible, el activo que sube de valor es el tiempo de nuestra atención, por lo que, si realmente queremos ser productivos y eficientes, es ese tiempo el que debemos cuidar.

Memes: información en distintos formatos

Actualmente, gracias a la amplia audiencia y difusión de las redes sociales, mensajes SMS, sitios web, y otras formas de comunicación veloz y eficiente, se han popularizado las formas concentradas de información, llamadas memes. Pero el concepto no es nuevo.

El científico Richard Dawkins propuso el nombre de “meme” en 1976, para un elemento de información que es un replicador inmaterial, estableciendo que “los memes se propagan a sí mismos en la piscina de memes saltando de cerebro en cerebro por medio de un proceso que, en el sentido amplio, conocemos como imitación”. “Para que haya vida, los replicadores deben existir”, estableció Dawkins, haciendo la analogía entre genes y memes.

El mismo investigador estableció que los memes compiten entre ellos por recursos limitados, tales como tiempo de cerebro o ancho de banda, pero sobre todo compiten por nuestra atención. Este hecho sigue siendo preciso, aunque más recientemente concebimos solamente un tipo de meme, el visual, que contiene algún tipo de chiste o situación cómica.

Distintos tipos de memes

En realidad, considerando la definición amplia de meme como una pieza de información que, usando distintos formatos, sirve para propagar y replicar entre los sujetos expuestos al mismo una pieza de información, existen varios tipos de memes. Entre ellos:

Ideas

Éstas suelen ser la parte fundamental de un meme. Por ejemplo, la idea de que la tierra orbita alrededor del sol o que Dios existe, son de acuerdo a Dawkins algunas de las ideas que constituyen memes. La veracidad de la idea puede ayudar a su propagación, pero no es una condición indispensable.

Tonadas musicales

Algunas melodías breves muestran mayor propensión de diseminarse y ser aceptadas, asimiladas y repetidas por las personas que las escuchan, sobre todo si se asocian a algún evento, posición ideológica o preferencia deportiva o de cualquier tipo. Son memes auditivos.

Frases pegajosas

De acuerdo a las generaciones, las regiones geográficas o sucesos mundiales o locales, algunas frases pueden volverse replicadoras de información, por su visión, sabiduría, comicidad, o vinculación a personajes controversiales, queridos u odiados. Son memes en forma de texto.

Imágenes

Quizá la forma más común de meme en la actualidad, no hace falta imaginar las imágenes de un hecho, como cuando visualizamos la manzana cayendo en la cabeza de Isaac Newton, dándole la idea de la propiedad física de la gravedad. La abundancia y creatividad en los memes visuales, y en algunos casos, audiovisuales, ha puesto de manifiesto el potencial de las redes y las comunicaciones instantáneas para replicar piezas de información en esta forma tan común de meme.

Los memes, en todas sus formas, son considerados un elemento importante en la teoría de la información, pues son un mecanismo sencillo, breve, eficiente y fácilmente reproducible para hacer llegar mensajes de diversa naturaleza a sus receptores. Es en esta dimensión que ya han sido previamente estudiados.

“El Círculo”: Visiones futuristas del efecto de redes sociales… y más

Con la proliferación y amplio uso mundial de las aplicaciones, redes sociales, sitios web en general, y la posibilidad de aplicar inteligencia artificial, análisis de grandes cantidades de datos (big data), algoritmos de predicción de tendencias y la prospectiva tecnológica que la Singularidad anticipa, es atinado considerar escenarios futuros, con sus efectos positivos y negativos.

Muchos autores, en diversos medios, prevén y anticipan que el apego y vínculo tan fuerte que los seres humanos hemos desarrollado con nuestras interrelaciones por medio de las redes sociales han transformado, y continuarán haciéndolo, nuestra forma de ver, sentir y reaccionar socialmente.

Producciones como “The Black Mirror” en cable, y algunas películas, así como libros, dedican su contenido a este tipo de inquietantes visiones futuristas. Un ejemplo de estas publicaciones es el libro “El Círculo”, de Dave Eggers, que es también una película con el mismo nombre.

Algunos efectos en la conducta humana

En la novela, el Círculo es el nombre de una empresa gigante, multimillonaria, que ha creado y administra una inmensa red social, prácticamente monopólica, con millones de usuarios y seguidores en todo el mundo y mucho poder tecnológico en desarrollo de software y hardware.

El personaje principal, Mae Holland, es una joven que inicia su trabajo en la empresa como parte del equipo que atiende las consultas de los usuarios, y es medida y calificada por medio de un sistema de puntajes, que gratifica a los que obtienen los grados más altos y acompaña a los que necesitan mejorar, creando una competencia interna consigo misma y con los demás.

Poco a poco, sin embargo, Mae va no sólo comprendiendo mejor, sino aceptando, asimilando y eventualmente aportando ideas, a los objetivos del Círculo, que en resumen es colectar, almacenar, procesar, analizar y publicar todo el conocimiento del mundo, incluyendo, con especial énfasis, la historia y vida privada de cada persona. Hay tres líderes del Círculo, conocidos y venerados internamente como los Tres Sabios, cuyas visiones, se descubre al final, no son completamente similares.

Algunas transformaciones que la red causa en las personas incluyen el afán enfermizo de contar con un número alto de seguidores, la aprobación generalizada de propios y extraños, y la voluntad de hacer toda la propia vida transparente, utilizando los mayores avances tecnológicos para tal fin: cámaras minúsculas con poco consumo de energía, drones, conectividad a la red incluso en sitios aislados e inhóspitos, tales como desiertos, lagos, océanos, selvas, bosques, etc.

Si bien la novela relata efectos negativos de esta omnivigilancia en algunas personas cercanas a la protagonista, como sus padres y amigos cercanos, que no desean ser tan “transparentes”, esto es aceptado por ella como daños colaterales en la ruta hacia un mejor planeta, basado en la completa transparencia y conocimiento público de todas las acciones, movimientos y diálogos de todas las personas, funcionarios públicos, políticos, empresarios, etc.

Estas publicaciones deben ser conocidas y evaluadas como advertencias a lo que nuestra entrega ciega y sin análisis a lo que consumimos y recibimos en las redes sociales puede conllevar al final, y preguntarnos desde ya si eso es en verdad lo que deseamos.

Las MYPE también pueden transformarse

Este fue el lema del foro realizado recientemente por FUSAI, la Fundación Salvadoreña de Apoyo Integral, por medio del cual se buscaba compartir algunos conocimientos y experiencias de tres profesionales que, desde sus empresas, han logrado destacarse en sus áreas respectivas, todas complementarias.

La transformación a la que se refiere el título es, por supuesto, la digital, y la invitación y motivación se hace a las medianas y pequeñas empresas que participaron en forma presencial o remota en el foro mencionado.

Tanto ellos como los que no pudieron asistir como los que no tuvieron la oportunidad, pueden revisitar todo el evento, que dura un poco más de 2 horas, en este vídeo en Internet. Podrán ver las ponencias y respuestas a preguntas de los tres expositores: Tony Carbonero, de INNBox, Héctor Maida, de Creativos de Internet, y Lisbeth Márquez, de Pagadito.

Los temas tratados

En primer lugar, Héctor presentó su experiencia al crear y administrar uno de los primero sitios web dedicados al comercio electrónico en El Salvador, www.latienda.com.sv, en el que vendían artículos y productos nostálgicos, sobre todo a personas residentes en el extranjero. Habló de las dificultades que encontraron principalmente en las formas de pago y las formas de envío, de forma que hicieran rentable el negocio.

A continuación, Lisbeth compartió los conceptos más relevantes de las pasarelas de pago, los aspectos que deben ser cuestionados y revisados en el momento en que un comercio o industria que desea cobrar en línea, tales como la seguridad que ofrecen las propuestas, pues al recibir y custodiar los números de tarjeta de crédito de los clientes, ese intermediario se convierte en custodio de dicha información; el soporte a tiempo y en formato 24/7 que debe ofrecer las empresas que se dedican a este servicio; y la posibilidad de transferir el producto de la compra en forma fácil a una cuenta en un banco local, entre otros.

Finalmente, Tony relacionó cómo todo lo que se puede y debe hacer en una empresa para buscar su transformación digital debe ser enmarcado de forma estratégica, para que haga sentido en el mediano y largo plazo, tanto la inversión como los resultados esperados y obtenidos. Se trata de fomentar y desarrollar la cultura de innovación en cada empresa y cada persona dentro de la misma.

Las preguntas y consultas cubrieron el resto del tiempo, cumpliendo el propósito de sembrar la inquietud en la audiencia, pero sobre todo transmitiendo la certeza de que es posible para cualquier empresa, independientemente de su tamaño y sector, iniciar o continuar su proceso de transformación digital.

Utilizar blockchain requiere acceso a Internet

Hay muchos cursos, tutoriales, vídeos, talleres y documentos de todo tipo distribuidos en Internet, para ayudar a comprender qué es Blockchain, la tecnología utilizada en muchas aplicaciones en la actualidad, y que fuera concebida hace algunos años desde una perspectiva de diseño distribuida y segura.

Uno de estos sitios dice: “Blockchain (o cadena de bloques en español), es una tecnología que permite crear un libro de contabilidad distribuida en una red de ordenadores sin necesidad de contar con un servidor o base de datos central. La actualización y manejo de este libro de contabilidad, solo se puede realizar en consenso con todas las partes que forman la red».

Otros conceptos alrededor de la tecnología son los bloques, que como lo dice el nombre, van siendo encadenados unos con otros de una forma segura y prácticamente inviolable; los mineros, que son los equipos servidores que prestan el servicio de construir y mantener los bloques encadenados; y los nodos, que los puntos desde los que se generan y agregan los bloques.

Aplicaciones prácticas de los bloques encadenados

Existen varias aplicaciones de esta tecnología, con diversos grados de aceptación, propagación y aplicación en todo el mundo. Los contratos electrónicos inteligentes, la resolución de nombres de dominio, los sistemas contables, el registro y verificación de datos, escrituras públicas, identidades digitales, y una lista que puede ir creciendo, son apenas algunas de las utilizaciones de la tecnología.

Las monedas de uso y cambio son una de las aplicaciones más conocidas, y de las que más han captado la atención del mundo, dando paso a la creación de varias monedas digitales, con características particulares, distintas a las distintas monedas tradicionalmente usadas en todo el mundo.

En cualesquiera de todas las aplicaciones de blockchain, incluidas las monedas digitales, es necesario contar con algunos elementos de tecnología que deben ser efectivos y accesibles para los usuarios, y dependiendo de la aplicación particular, su accesibilidad debe ser garantizada todo el tiempo y con una buena calidad.

* Acceso a Internet de buena calidad, cobertura, velocidad y estabilidad.

* Disponibilidad de equipos terminales (celulares, tabletas y otros) que permitan garantizar la conectividad en forma continua e ininterrumpida

* Servidores accesibles y con un tiempo de actividad de 100%, con redundancia y respaldo

* Aplicaciones y software adecuado, seguro y actualizado

* Conocimiento y familiaridad por parte de los usuarios

* Soporte, mantenimiento, apoyo y mesa de ayuda

* Suministro de energía eléctrica permanente e ininterrumpible, sobre todo si se ofrece el servicio de los servidores mineros, buscando quedarse con una porción del ingreso generado por la transacción.

Independientemente de la aplicación y utilización que se haga de la tecnología de bloques encadenados, estas condiciones de índole tecnológica deben ser provistas, facilitadas y accesibles a los usuarios de las mismas, para garantizar una operación exitosa de las mismas.

Han tenido Internet toda su vida

Con más de 51 años de existencia como tecnología, casi 40 años de haber dado inicio su popularización en el mundo con la creación de los navegadores o el World Wide Web, y en países como el nuestro con más de 25 años de conectividad, las generaciones van siendo cada vez más de usuarios de Internet de toda su vida.

Tomando El Salvador como referencia, esto significa que todos los nacidos en el país después de diciembre de 1995, sin duda, han vivido toda su vida en un país conectado a Internet. Por supuesto, la experiencia personal depende de muchos factores, entre ellos el nivel de escolaridad, la capacidad de adquisición y el ambiente que rodea a cada persona.

Adicionalmente, hay un período en el que, por ser muy pequeños y con nuestra mente en desarrollo, no somos conscientes de lo que sucede en nuestro entorno, por lo que resulta indiferente si en esa corta edad, digamos hasta los 3 años, contamos o no con la conectividad en casa.

Las eras pre y post Internet

Como pasa con muchas invenciones y creaciones humanas, sobre todo las de índole tecnológica y de difusión popular, con algún impacto y trascendencia, como es el caso de Internet, es posible para algunos recordar cómo era la vida antes de contar con tales invenciones, y para otro grupo, para los que la invención ha estado presente desde su nacimiento, no hay una etapa previa.

Así, para todos los que vivimos en la actualidad, no recordamos la vida antes de que la fotografía existiera, inventada en 1824, o el automóvil, inventado en 1886. Es posible que haya algunas pocas personas viviendo que aún recuerden la era antes del televisor, inventado en 1926, y más personas podrán recordar la era previa al horno microondas, inventado en 1945.

En todos los casos, después de su invención, pasó un período en cada caso para lograr una versión que fuera posible comercializar y popularizar, luego un período en el que se logra bajar los precios de adquisición, y en que la tecnología es adoptada masivamente.

Aunque Internet fue diseñada y probada por primera vez en 1969, no comenzó su popularización sino al principio de la década de 1990, y aún no llega a todos los habitantes del planeta. Aún así, hay muchas personas que han contado con el acceso y aprovechamiento de la red de redes desde su nacimiento y uso de razón.

Para muchos de ellos, el aprovechamiento del pequeño tamaño físico del inmenso poder computacional con que se cuenta en la actualidad es algo casi natural, y es difícil pedirles que comprendan a las personas que, por cualquier razón, no utilizan, no comprenden o no aprovechan estas ventajas.

Para esta generación, es difícil comprender que hace unos cuantos años no se podía encontrar casi cualquier dato o información con unos cuantos movimientos de los dedos, o leer obras completas (o resumidas), y enterarse de inmediato sobre lo que pasa en cualquier parte del mundo, ordenar comida o artículos, pagarlos y rastrear su ruta de entrega, entre otras actividades.

Sin embargo, sigue siendo importante recordar y trabajar por que el resto de nuestros conciudadanos estén conectados y saquen el mayor provecho de esta poderosa herramienta de comunicación, colaboración, educación, comercio y trabajo.