¿Cambiarán las prioridades de las agendas digitales?

Como siguiente paso en los planes de contención de la pandemia, pero al mismo tiempo tratando de lograr un menor deterioro a las economías nacionales, ya maltrechas, algunos países están diseñando planes para la reapertura, hacia la normalidad. Algunos hablan de algo gradual, según sectores o cantidades, con medidas de prevención, y diversas consideraciones, pero con la mira en recuperar algo de los empleos, la productividad y la generación de ingresos.

Lo que viene en pocas semanas, o días en algunos casos, es la reactivación de servicios, bienes y labores, según la relevancia que cada uno tiene en el entorno económico nacional, regional y mundial. La forma será específica a cada país, y dependerá de las visiones, presiones y negociaciones en cada nación.

No obstante, algo que debería ser común, en la fase posterior a la reapertura gradual de la economía, es la revisión de los proyectos, propósitos y presupuestos que deben echarse a andar, y que vayan más allá de atender mejor el sistema de salud, los sistemas de prevención y comunicación, y el sistema educativo. ¿Qué se hará en la cultura y alfabetización digital?

Elementos para revisar la agenda digital

La agenda digital es el conjunto de proyectos, posibles políticas y leyes, propuestas de instituciones y formas de gobernanza, permanencia y sostenibilidad con el principal objetivo de diseminar, difundir y hacer crecer la cultura digital en el país, lo que va desde la conectividad adecuada, el uso provechoso y relevante de las tecnologías, la producción de contenido, la generación de negocios y la educación en todos los niveles.

Sin duda, el encierro en casas y el limitado acceso a los lugares de estudio y trabajo, sucedido en forma abrupta, nos colocó a todos en la posición de tener que improvisar algunos aspectos, mejorar otros y darle mayor énfasis a algunas prácticas y metodologías. Todos quisiéramos que la situación no hubiera avisado con algunos meses antes para poder prepararnos mejor.

Como elementos que deben ser revisados en las agendas digitales podemos mencionar:

  • Planes para lograr el acceso universal para toda la población.
  • Cantidad y calidad de dispositivos de comunicación disponibles para buena parte de la comunidad.
  • Centros de comunicación y acceso a tecnología comunales.
  • Políticas públicas que favorezcan un acceso provechoso y útil para más personas.
  • Programas de apoyo, financiero, fiscal y técnico, para establecer centros comunales y promover el uso generalizado de tecnologías y conectividad.
  • Conectividad de alta calidad y banda ancha en todo el país.
  • Formación de docentes para preparar material e impartir clases usando tecnología.
  • Propuestas para que las PYMES aceleren su digitalización.
  • Aceleración de los planes y programas para lograr un gobierno electrónico integral.
  • Promoción de carreras técnicas cortas en las áreas de tecnología y conectividad.
  • Aseguramiento de un porcentaje relevante del presupuesto nacional para el avance digital.
  • Trabajo colaborativo entre todos los sectores para diseñar y realizar los planes y acciones para promover el avance de la cultura digital.
  • Desarrollar y promover la investigación científica usando redes avanzadas y colaboración con homólogos de otros países.
  • Avance del expediente de salud y registro ciudadano unificado, salvaguardando la privacidad.
  • Promoción del comercio electrónico, firma digital y facturación electrónica, como elementos dentro del proceso económico digital.

Seguramente hay más aspectos que deben ser revisados y priorizados, dentro de las Agendas Digitales de los países. Las actividades y proyectos que no hicimos en el pasado, y que lamentamos no haber tenido listos para esta pandemia, son acerca de los que debemos reflexionar y colocar en una prioridad, habiendo aprendido esta lección.

La experiencia del Día de Internet 100% en línea

Hoy es 17 de mayo de 2020, y estamos celebrando a nivel mundial el Día de Internet. Curiosamente, el mundo casi en su totalidad, se encuentra en algún nivel de cuarentena domiciliar, tratando de reducir la cantidad de personas que se puedan contagiar.

Por esa razón, y tal como lo habíamos comentado, este año, hemos realizado la 12ª edición de las jornadas de Día de Internet en El Salvador 100% en línea. Para hacerlo, modificamos el formato de los eventos que hacemos en situación normal, tratando de incorporar a todas las instituciones (universidades, empresas, organizaciones, nacionales y extranjeras) que forman parte del Comité de Impulso.

Elaboración propia con artes de Conexión

Al mismo tiempo, debíamos hacerlo en línea, y aunque la mayor parte de la audiencia esperada debía estar en casa por la cuarentena, y en principio tenía el día “libre”, de lunes a viernes lo hicimos usando charlas y paneles de una hora en horarios espaciados (9am, 11am, 3pm y 5pm), para que las personas tuvieran su propio tiempo. El fin de semana el programa fue corrido e incluimos 2 torneos de video juegos.

Los resultados

Se presentaron 28 ponencias, 3 conversatorios y 2 torneos de video juegos. Se contó con la participación de un promedio de 135 personas por conferencia, llegando a alcanzar a más de 234 personas en algunas de ellas. La procedencia reportada de los participantes incluía, además de nuestro país, El Salvador, muchas otras naciones de la región: Costa Rica, Argentina, Guatemala, Bolivia, Perú, Honduras, Panamá, México, Ecuador, Paraguay, Nicaragua, Estados Unidos y más. También se transmitió por Facebook Live, sumando más participantes.

Elaboración propia con artes de Conexión y fotografías en línea

Entre los participantes, se regalaron una cantidad de becas para cursos breves, especializados, a ser tomados en línea, sobre diversos tópicos, por medio de dos tipos de dinámicas:

  • Interactuar en redes sociales (Twitter @conexion_sv e Instagram conexion.sv). Se pedía publicar utilizando los hashtags oficiales del Día de Internet (#DDI2020 y #25AñosNavegando).
  • Al finalizar cada bloque mañana y tarde se hicieron 3 o más preguntas y la persona que respondía correctamente ganaba un premio.

Ambas formas daban paso a becas por cortesía de dos patrocinadores:

  • Becas código facilito: Desarrollo web, Base de Datos, Android, PHP, JavaScript, Angular
  • Benowu: Marketing Digital, Apps sin saber programar, Inversión en la bolsa y Fotografía

Adicionalmente, se desarrollaron 3 torneos de videojuegos. El sábado se desarrolló el torneo de Street Fighter, y el domingo el de League of Legends y Mario Karts, generando premios en efectivo por cortesía de Conexión y SVNet, para los ganadores de los primeros lugares.

El domingo, además de las charlas y presentaciones, se convocó a los finalistas del Reto #QuedateEnCasaTechChallenge, incluyendo a los 2 proyectos ganadores, desarrollado hace pocos días, para que el jurado seleccionara un tercer proyecto ganador.

En resumen, la realización de las jornadas dedicadas a Día de Internet 2020, “25 años se pasan navegando”, fue un éxito, a pesar, o quizá debido a, que fue realizado en línea. Tomaremos las lecciones necesarias para los próximos años.

Día de Internet: Colaboración y trabajo solidario con los capítulos ISOC de Mesoamérica

Además de celebrarlo por 12 años consecutivos, este año la cooperación generosa, solidaria y abierta entre pares que usualmente marca la variedad y riqueza de las experiencias que son compartidas, usando la misma herramienta, se extenderá hacia toda la región de Mesoamérica, desde México hasta Colombia, y todos los países centroamericanos, y un poco más allá.

Además de las 28 ponencias y paneles que se han organizado en El Salvador, con el apoyo de las muchas universidades, empresas y organizaciones que acompañan a Conexión y SVNet como organizadores locales, con el apoyo del Capítulo Internet Society El Salvador (ISOC SV), se tendrá el agrado de contar con otro número similar de charlas de parte de los capítulos ISOC de esos países, además de su audiencia.

El programa de El Salvador, así como el vínculo para registrarse, se encuentra en http://diadeinternet.sv/ y consigna las presentaciones, los ponentes y la institución que auspicia, en los horarios 9 am, 11 am, 3 pm y 5 pm, de lunes 11 a viernes 15 de mayo, y un programa especial para sábado y domingo, iniciando a las 9 am en ambos casos.

Un programa extendido

Adicionalmente, y alternando horarios en los mismos días, gracias al aporte desinteresado de los otros capítulos ISOC regionales, se cuenta con charlas y eventos adicionales. Estos pueden ser revisados en este vínculo.

Cada día hay dos bloques en este programa. El bloque A es el correspondiente a los eventos de El Salvador, y el bloque B es el de los demás países. El registro para el bloque A es distinto del bloque B, pero es único para cada bloque.

12ª celebración del Día de Internet, esta vez completamente en línea

“25 años se pasan navegando”, dice el lema de las celebraciones de Día de Internet de este año en El Salvador. La base para el lema es que durante 2020, en diciembre para ser más precisos, nuestro país cumplirá 25 años de estar conectado a Internet en forma dedicada.

Por otro lado, para la fecha de celebración mundial del Día de Internet, el 17 de mayo, aun estaremos en la mayoría de países con restricciones para salir de casa y aun más para reunirnos en grandes aglomeraciones, tratando de reducir los contactos personales directos.

Considerando entonces que, si bien es relevante y pertinente celebrar, como los 11 años anteriores, el Día de Internet en El Salvador, pero considerando nuestras circunstancias actuales, este año usaremos un formato diferente al utilizado en años anteriores, usando la comunicación en línea.

Formato en línea

Este año, gracias a la amplia colaboración de universidades, organizaciones y empresas, tanto nacionales como internacionales, SVNet y Conexión, los organizadores, tendremos una agenda completa desde el lunes 11 al domingo 17 de mayo, utilizando para todos los eventos las plataformas de comunicación y video conferencias digitales.

El calendario completo será publicado en el sitio web oficial de Día de Internet, pero la dinámica será contar con charlas y presentaciones todos los días en los horarios 9 am, 11 am, 3 pm y 5 pm, hora de El Salvador, disponibles libremente por medio de la plataforma Zoom de Asociación Conexión, del lunes 11 al viernes 15 de mayo.

El sábado 16 se compartirá entre algunas otras conferencias por la mañana, y un certamen de “gamers” durante la tarde, con premios para los primeros 3 lugares. De nuevo, esta sección de juegos será conducida completamente en línea, aprovechando la posibilidad de conectar a los jugadores desde sus casas.

El domingo 17 será destinado a una combinación dinámica de conferencias y presentaciones de los proyectos destacados en el reciente certamen #QuedateEnCasaTechChallengeSV, organizado por Conexión y SVNet, y que tuvo a dos ganadores. Con estas presentaciones, se busca agregar y premiar a un ganador más de este evento.

En la condición actual de confinamiento domiciliar, la posibilidad parcial de compensación que Internet nos ofrece para llevar a cabo al menos algunas de las actividades que necesitamos realizar ha probado ser efectiva y beneficiosa. Algunas de las presentaciones durante la semana del 11 al 17 de mayo próximos hablarán de esos temas.

Desde ya, un agradecimiento a todas las personas y entidades que nos acompañarán en esta especial celebración. Las charlas son abiertas y libres, por lo que todos son bienvenidos a acompañarnos.

La nueva normalidad: Múltiples actividades públicas en línea

Muchas empresas están tratando de reinventarse en estos tiempos, por razones obvias. Una forma bastante aceptada en el camino de esta redefinición es el uso de video o audio conferencias entre el personal de la organización, entre asociados y miembros del equipo de trabajo, y aun entre las empresas y sus clientes y proveedores.

Yendo más allá, hay varias organizaciones y empresas que están ofreciendo webinarios, clases y charlas, la mayoría en forma gratuita, sobre temas de interés general, aunque también sobre temas que, si bien, académicos o “neutrales”, están relacionados con los productos o servicios que el patrocinador del evento ofrece.

De esta forma, nos encontramos cada vez más con invitaciones en las redes sociales, o haciendo uso de otras formas de comunicación masiva, a múltiples eventos en línea, a los que basta inscribirse, o en algunos casos, hacer acto de presencia.

Eventos en línea

En estos días hemos podido recibir invitaciones, asistir, participar, e incluso ser parte de las agendas de algunos eventos, sobre todo los relacionados con el área de las tecnologías de información y comunicaciones. Algunos ejemplos:

La empresa TBox ha venido desarrollando una amplia serie de webinars, sobre todo para docentes y para estudiantes adolescentes, sobre los usos de su plataforma, así como de otros programas de software de utilidad. También han creado una sesión semanal llamada “Transformación digital, con…”. El acceso es gratuito, y solamente requiere su inscripción.

Los días 17, 18 y 19 de abril se desarrolló la parte medular del evento ResolvamosPues, que lograron contra con más de 700 participantes, y 59 equipos de trabajo que produjeron igual número de propuestas de solución.

Conexión y SVNet organizaron y promovieron el #QuedateEnCasaTechChallenge, hasta el 15 de abril, y los resultados de los ganadores se entregarán el martes 28 de abril.

Con motivo del día de las Niñas en TIC, el jueves 23 de abril, Conexión realizó un evento específico para jóvenes, en línea, con charlas y experiencias preparadas para niñas alrededor de los 12 años, con una buena convocatoria.

Con el mismo propósito, el grupo de las Boosting Girls transmitieron en vivo durante el sábado 25 de abril una sesión con charlas dirigidas a muchachas jóvenes.

Transmisión de FliSolLive

Por su lado, la organización ALSW organizó una jornada durante la mañana del sábado 25 de abril para celebrar el FLISOL 2020 (Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre), por primera vez en formato en línea. El FLISOL Live duró un poco más de 5 horas, y contó con la participación de varios ponentes de El Salvador, Guatemala, Costa Rica y México. El Salvador ha celebrado ya por muchos años este evento, en forma presencial, y simultáneamente en varias sedes, destacando las facilidades del Software Libre y promoviendo su utilización.

Hagamos la promesa de conectar a los desconectados

Muchos han comentado lo importante que ha sido contar con una conexión como la de Internet, que ha permitido a una parte de la población en el mundo mantener, desarrollar y fomentar la comunicación, el entretenimiento, el trabajo, los pagos e intercambio de fondos, aun en estos tiempos en que para la mayoría es difícil salir de casa.

Claro, lo comentan quienes tienen el acceso a la red, y que ya sea por experiencia previa, o motivado por esta situación, han aprendido a utilizar Internet de formas quizá distintas a lo que venían haciendo. Sin embargo, hay aun muchas personas que están padeciendo la recomendación de quedarse en casa, pero no tienen esta conexión.

También es verdad que no todo lo que se podría adelantar o realizar por medio del uso de Internet se puede hacer aun, en algunos casos dependiendo del grado de avance en la digitalización de un país, y en otros debido a que la tecnología aún no ofrece esa posibilidad.

Propósitos para cuando llegue la nueva normalidad

La cuarentena domiciliar nos tomó, como humanidad, por sorpresa. En cuestión de 2 o 3 meses, la mayoría de países fueron entrando en condiciones similares, según los fuera alcanzando la propagación del virus. Si bien el fenómeno dio más tiempo que un terremoto, un tifón, un incendio o un deslave, no fue demasiado el período permitido para la preparación.

Para bien o para mal, a cada país, empresa o institución y persona, nos encontró en el estado de digitalización y cultura digital que teníamos en ese momento, cosechando lo que hubiéramos, o no, sembrado hasta la fecha. Esto en sí es una lección importante: debemos prever y comprometer lo que haremos en el futuro para aprovechar la tecnología si se llega a presentar una situación similar más adelante.

Algunas ideas que debemos dejar por escrito, para que al retornar a la normalidad, aun con sus ajustes lógicos, no dejemos de lado estos propósitos, además, lógicamente, de los objetivos personales que cada uno nos hayamos impuesto para entonces. Algunos de estos anhelos son para todos nosotros, y otros son para las entidades respectivas (empresas de conectividad, gobierno, academias, empresas en general, emprendedores, etc.):

  • Trabajar por conectar a los desconectados en el país y en el mundo.
  • Mejorar las capacidades y competencias digitales propias y de nuestro entorno.
  • Acelerar la transformación digital de las empresas, organizaciones e instituciones.
  • Facilitar la adquisición, instalación, configuración y utilización de los equipos necesarios.
  • Mejorar el servicio, la calidad, la velocidad, la capacidad, el tiempo de respuesta a fallas, la comunicación para apoyo, y demás servicios esperados.
  • Promover el despliegue del protocolo de direcciones IPv6, para asegurar que será posible que más entidades sean conectadas.
  • Fomentar que más personas se preparen en carreras que brindan apoyo al uso de tecnologías.
  • Generar nuevas y creativas formas de utilizar el mercadeo, la difusión y la venta de servicios por medios digitales.
  • Desarrollar sitios web y aplicaciones que permitan enlazar y comunicar usuarios con proveedores, en toda la naturaleza de servicios.
  • Promover el entorno de políticas públicas y legislación que facilite el comercio electrónico, el pago en línea, la atención de salud y educación, la relación con el gobierno, etc.

Internet seguirá respondiendo adecuadamente a la carga adicional

Sin duda, los que somos privilegiados y estamos del lado de la mitad de la humanidad que estamos conectados a Internet, contamos y aprovechamos esa condición, para que al mismo tiempo que nos quedamos en casa, compartimos con nuestra familia y nos continuamos enterando de la evolución de la situación, también podemos ser productivos y activos con el trabajo, el estudio y otras actividades útiles, por medio de la conectividad.

Conscientes de eso, deberíamos anotar dentro de los propósitos para post cuarentena, seguir haciendo lo que podamos para conectar a Internet a los que aun no lo están. Esa mitad de la humanidad continua aun más rezagada, además de que es fácil deducir que, de todos modos, son quienes están llevando la peor parte en esta crisis mundial.

Para los conectados, que perciben, con razón, un incremento en el uso de los enlaces a Internet, mencionan algunas preocupaciones sobre si el ancho de banda que tienen en casa, los equipos que usan los proveedores de conectividad y/o los servidores que están en la nube de Internet proveyendo los servicios, pudieran colapsar debido al incremento de su uso.

En crecimiento con estabilidad, seguridad y resiliencia

La buena noticia es que desde su creación, y sobre todo después de que se comercializara, Internet ha continuado creciendo y sus estándares y protocolos han continuado siendo desarrollados y mejorados, así como los equipos que se utilizan para asimilar la creciente demanda mundial.

Muchas de las organizaciones que se dedican a la administración, observación y mejora de la red de redes, articulan dentro de su misión y/o de sus objetivos principales trabajar por la estabilidad, seguridad y resiliencia de Internet, siendo estas tres características las que orientan el trabajo de muchos científicos e ingenieros alrededor del mundo.

La misión de ICANN (la Corporación Internet para Nombres y Números Asignados) incluye esas tres palabras, exactamente, y sus funciones ordinarias tienen que ver mucho con el desarrollo y cuidado de Internet, a través de los servidores DNS, direcciones IP y protocolos. Todos estos servicios, si bien han incrementado, se mantienen bajo control.

Por su lado, ISOC (la Sociedad Internet) también ha expresado su convicción de que la red soportará la carga que está recibiendo en estos días, y lleva a cabo sus medidas para demostrarlo. Dos artículos por integrantes de ISOC hablan del tema:

Desafortunado experimento natural muestra que Internet funciona”, de Andrew Sullivan, presidente y director ejecutivo de ISOC, dice entre otras cosas: “De una manera casi mágica, Internet está diseñada para ser un sistema confiable construido con partes poco confiables. Esto puede sonar horrible, como si solo funcionara por accidente, pero en realidad es una genialidad de la ingeniería”.

Por su parte, David Belson, de la misma organización, dice en su artículo “¿Es Internet lo suficientemente resistente para soportar el coronavirus?”, entre otros comentarios, “Los proveedores de infraestructura fundamental de Internet deben ser capaces de absorber fácilmente el aumento de tráfico y demanda, sobre todo si el crecimiento se produce gradualmente durante un plazo de días, semanas o meses. Los proveedores de infraestructura en la nube también tienen capacidad informática, de almacenamiento y banda ancha suficiente para que sus clientes, incluidos proveedores de herramientas de aprendizaje online, mensajería y videoconferencia, amplíen sus sistemas según sea necesario”.

En resumen, Internet fue pensada hace más de 50 años, y ha continuado evolucionando todo este tiempo, para soportar precisamente este uso intensivo por millones de usuarios.

Buenas maneras en las reuniones virtuales

Cada día, en el entorno de cuarentena que estamos viviendo, más y más personas, ya sea por razones de trabajo, de entretenimiento o de atención a clases y webinarios y otros tipos de sesiones, se están conectado a plataformas en tiempo real, con posibilidades de interacción con otras personas, para seguir adelante con sus vidas, personales y profesionales.

Es comprensible, entonces, que exactamente igual que sucede cuando llegamos a un nuevo entorno de trabajo, interacción social o laboral, no sepamos muy bien cómo comportarnos, o cómo hacer uso de estas “nuevas” formas de comunicación personal.

Existen muchas propuestas de plataformas de comunicación, y cada una de ellas, una vez cumplido el propósito principal, agrega diversas prestaciones, diseño de la interfaz, y eficiencia en las funciones básicas: audio, video, compartir pantalla, chat, vista de participantes, intercambio de archivos, solicitud de palabra, expresiones como emoticones, etc.

Algunos buenos modales en línea

Como recomendaciones para los organizadores y asistentes para hacer más eficientes las reuniones virtuales, o en línea, aportamos esta lista, que puede ampliarse:

  • Hora en UTC: Cuando son reuniones con personas de más de un país, es importante colocar la hora en forma UTC (Universal Time Coordinated).
  • Agenda definida, si es posible con tiempos, para evitar uso innecesario de tiempo.
  • Bloques de trabajo, evitando mantener reuniones my largas. Dos horas cada vez es razonable.
  • Seguridad de la plataforma: Revisar actualizaciones y tomar medidas para prevenir intrusiones no deseadas.
  • Hacer pruebas con antelación, sobre todo si no se conoce la plataforma.
  • Al llegar tarde no entrar hablando. Basta colocar una frase en el chat, para denotar la presencia, sin interrumpir la conversación que ya se está desarrollando.
  • Localizar y aprender a usar las facilidades, como el chat, abrir y enmudecer el micrófono, apagar y encender el vídeo, expresar opiniones o emociones mediante íconos.
  • Mantener enmudecido el micrófono mientras no se está hablando. Además de potencialmente molesto, a veces se genera un eco incómodo.
  • Evitar hablar en forma reactiva e impulsiva, interrumpiendo a otros, en medio de su turno.
  • Pedir la palabra, si es posible levantando la mano que ofrece la plataforma, o indicándolo en el chat, no verbalmente.
  • Observar el orden en que se solicita la palabra. El moderador debe cumplir su rol, y estar atento a las manos levantadas o la petición de la palabra en el chat.
  • El vídeo es opcional, y a veces no es posible habilitarlo por el ancho de banda de cada participante, o es conveniente apagarlo por la misma razón.
  • Si se habilita el vídeo, es importante observar un comportamiento adecuado, evitando acciones que sirvan como distracción a los demás.
  • Organizar la discusión, y la forma en que se recibirán y harán las preguntas, sobre todo cuando estamos con públicos numerosos. Es recomendable usar el chat. Tendemos a ser más breves y enfocados cuando escribimos que cuando hablamos.

Lo bueno, lo malo y lo feo de Internet en la crisis

No hay duda de que, en medio de la pandemia mundial, el uso de Internet se ha visto ampliado de varias formas y por muchas razones. La cuarentena que invita a no salir de casa, ha motivado a muchos a trabajar, estudiar y comunicarse desde los dispositivos conectados a Internet. Los que tenemos acceso a la gran red, la aprovechamos y agradecemos su existencia y nivel de desarrollo.

Sin embargo, como en toda actividad humana, y más a nivel mundial, en la misma plataforma mundial existen y ocurren una serie de actividades, propuestas y situaciones, algunas de las cuales son buenas, otras malas y algunas más feas.

Lo bueno

Afortunadamente, ésta puede ser la lista más larga, aunque no incluyamos todo lo bueno que Internet nos provee en estos tiempos de circulación física limitada.

  • Sitios web dedicados: La mayoría de personas buscan información sobre la situación actual. La que se encuentra en las redes es volátil y no siempre fidedigna. Los sitios web dedicados proveen esta posibilidad.
  • Clases en línea: Al suspender la asistencia a escuelas y universidades, las clases remotas están ayudando a minimizar el retraso.
  • Reuniones: Ya sean de trabajo, planeación, diversión o familiares, las reuniones virtuales permiten mantener la continuidad.
  • Trabajo desde casa: Aunque no todo es susceptible, hay tareas que se pueden adelantar desde la casa.
  • Comunicación con seres queridos: Una de las más valiosas, aunque puedan vivir en la misma ciudad, o muy cerca, Internet ha facilitado esta vinculación afectiva.

Lo malo

Con malas intenciones, algunos seres humanos hacen uso de la tecnología para engañar, interrumpir, molestar y aprovecharse de los demás.

  • Zoom bombing: Ataques por intrusos no invitados en medio de reuniones virtuales, con material ofensivo y banal, usando la plataforma Zoom, aunque puede aplicarse a todas las demás.
  • Ventas de productos falsos: Algunos individuos tratan de engañar y vender en línea productos fraudulentos, como medicinas falsas.
  • Publicidad engañosa: Aprovechando que no todo puede ser comprobado, en algunos casos se miente sobre las características de algunas ofertas.
  • Dificultades en saturación de conectividad: Dependiendo de la región, el país y el nivel de desarrollo y madurez de los servicios, el aumento en el uso puede deteriorar la señal.
  • No todas las personas tienen acceso a Internet: La brecha digital que ya existía, puede expandirse a partir de esta crisis.
  • Los criminales están sacando provecho de la crisis: De diversas formas, las malas personas sin escrúpulos hacen uso de las herramientas tecnológicas para enriquecerse a costa de los demás.

Lo feo

También de connotación negativa, hay situaciones que pueden decepcionar por su mera existencia, agravando una crisis que de por sí es mala.

  • Abuso de nombres de dominio: Se han detectado más de 68 mil nombres de dominio en los que no todos están utilizando la referencia del virus para actividades lícitas o positivas.
  • Noticias falsas: Por exageraciones, especulaciones, o la mala intención de causar pánico y sorprender a los ingenuos, la propagación veloz de noticias falsas es un mal en la red.
  • Zozobra y baja de moral: Dependiendo de la fortaleza espiritual de cada uno, la situación puede ser agravada para algunas personas por medio de comunicaciones pesimistas.
  • Provecho particular: El incremento de precios en artículos, la provisión de productos escasos, y otras formas de actividad, pueden ser solamente para provecho individual.
  • Reducción de calidad en el servicio de varios proveedores de contenido en Internet: Previendo el lógico incremento en la demanda, algunos servicios de contenido han acordado bajar su nivel de calidad intencionalmente.

Experiencias en la interacción en línea al trabajar desde casa

A estas alturas, y en buena medida obligados por las circunstancias mundiales y las disposiciones en muchos países, un buen número de personas han debido quedarse en casa, e intentar realizar al menos algunas de las actividades productivas desde ese lugar. Aunque no siempre se menciona explícitamente, esta nueva forma de laborar supone una buena dosis de tecnología.

Las actividades que pueden ser suplidas de esta forma son las intelectuales, y esto siempre y cuando se cuente con las herramientas adecuadas, principalmente una terminal para conectarse, que puede ser un celular, tableta, laptop o desktop, y por supuesto, una buena conexión a Internet, lo que significa que sea estable, con la apropiada velocidad, retardo aceptable, y eficiente, con la menor cantidad de pérdida de paquetes.

Aunque ni todas las actividades laborales pueden ser suplidas ni todos los individuos pueden acceder a estos servicios, es seguro que cada vez más estados, empresas, instituciones y personas se preocuparán por facilitar esta posibilidad en la mayoría de sus ciudadanos.

Algunas novedades para muchos

Para muchas personas, trabajar desde casa usando la tecnología para comunicarse, enviar documentos, trabajar hojas multicolumnares y escritos en forma colaborativa, sostener reuniones de trabajo en línea, relacionarse con clientes, tomar pedidos, realizar pagos y abonos, y entrar y usar las plataformas de educación o colaboración en línea, está siendo una novedad.

Esto ha resultado en un conjunto de anécdotas y situaciones donde, usando las diversas plataformas de comunicación, formación, colaboración y educación en línea, algunos más experimentados tratan de orientar a los recién llegados a estas metodologías, de tal forma que se logren los resultados buscados al trabajar en forma remota, o desde la casa.

Algunas de estas experiencias, sucedidas o por suceder en cualquier lugar del planeta durante una interacción en línea son las siguientes:

  • Los bebés e hijos pequeños irrumpen en el espacio donde papá o mamá están reunidos en línea con sus colegas o clientes, solicitando comida o ir al baño.
  • Las mascotas no distinguen que su amo se ha quedado en casa para trabajar, no para jugar o ponerles atención: perros ladrando, pericos gritando improperios, gatos con ataque de asma.
  • La pareja hace algún comentario o, peor aún, alguna aparición en el vídeo de la conferencia remota, realizando algún acto privado y propio de la intimidad del hogar.
  • Los participantes encienden, o dejan encendido, el vídeo o el audio de la comunicación, en momentos en que no estaba supuesto a ser escuchada o vista la actividad, la decoración o el atuendo con el que se está en la comodidad de la residencia.
  • Cuando se usa el vídeo, es fácil olvidar que, aunque se encuentra en casa, más personas lo están observando todo el tiempo, y realizar actividades casi en forma inconsciente, como rascarse, hurgarse, burlarse, tomar una llamada, distraerse, y más.
  • El fondo que se muestra al resto de los participantes puede ser para nosotros habitual, y quizá refleja nuestro gusto e (in)capacidad para mantener un lugar ordenado, pero no necesariamente será bien visto o compartido por la audiencia.
  • Aplicando la cortesía de mantener enmudecido el micrófono mientras no se participa, a veces se olvida o se tiene inconvenientes para encender el micrófono, con el resultado de dictar un pequeño discurso a la audiencia, sin que nadie haya escuchado una palabra por minutos.

Además de las mencionadas, muchas más experiencias y anécdotas, cómicas o vergonzosas, pueden pasar en estos tiempos en que la comunicación en línea ha cobrado una relevancia mayor a la que ya tenía. Todo es parte del aprendizaje en línea.

Blog de tecnología