No necesitamos más diagnósticos para nuestro avance digital

Casi todos los eventos públicos y privados que tienen que ver con el desarrollo de nuestro país, así como de la humanidad completa en estos días, tocan los temas que se asocian al avance de las tecnologías, y cómo éstas impactan otros aspectos cruciales para las personas y las poblaciones, tales como salud, educación, medio ambiente, productividad y sostenibilidad, entre otros.

Términos como Industria 4.0, Comunidades digitales y Singularidad, han tomado el lugar de las anteriores Web 2.0, Sociedad del Conocimiento, Ciudades inteligentes, y muchas más. Con variantes específicas, la terminología usada tiene en su base el uso y la forma en que cada uno de nosotros, en su país, hogar e industria, incorpora los grandes desarrollos en miniaturización, inteligencia artificial, telecomunicaciones de largo alcance y amplitud, robótica, genética, y varios más.

Con un gobierno nacional recién tomando posesión, y con algunas señales positivas respecto al enfoque y relevancia que se dará a la búsqueda de la mejor forma de asimilar y adoptar dichos cambios y avances tecnológicos, es tentador pensar en que necesitamos que, como nación, alguien externo nos diga qué hacer.

No nacimos ayer

Contrario a ese primer impulso, hay que recordar que al menos desde 1998, cuando se formuló la primera Política Nacional de Informática, por el Comité Nacional de Informática, constituido por representantes de varios sectores del país, bajo los auspicios del entonces autónomo CONACYT (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), hemos venido discutiendo y formulando planes y propuestas de trabajo.

Después de más de 20 años y una larga lista de documentos, estudios y diagnósticos, muchos de ellos elaborados por profesionales nacionales, con o sin el apoyo de cooperantes internacionales y países amigos, en aspectos puntuales, como el gobierno electrónico, o la primera versión de la ley de comercio electrónico, elaborada en el año 2000, no necesitamos hacer un nuevo estudio, análisis y dictamen de lo que le falta a nuestro país para insertarse en la economía digital.

Se puede retomar alguno o varios de los documentos existentes, tanto en el sector privado, como la Agenda Digital de CasaTIC, la Cámara Salvadoreña de Tecnologías de Información y Comunicaciones (que a su vez retomó el trabajo hecho por grupos multisectoriales anteriores), o en el sector público, como alguna de las versiones recientes del plan estratégico de Gobierno electrónico.

Como sociedad, por medio de los actores relevantes del sector privado, académico, sociedad civil y comunidad técnica, estamos listos para que, con el acompañamiento en igualdad de condiciones con el gobierno, por medio de las secretarías, ministerios y dependencias respectivas, comencemos, o en algunos casos, retomemos, iniciativas y proyectos que pueden apoyar e impulsar nuestra incursión en el concierto mundial digital.

La experiencia ganada por muchas personas en El Salvador, a lo largo de años, proyectos y programas que han logrado, o no, algunos resultados, además de la continua exposición a presentaciones, talleres y conferencias por parte de ponentes extranjeros, debería ser un buen insumo para plantear y desarrollar algunos proyectos, quizá con expectativas modestas, que nos unifiquen y pongan claramente en la ruta digital correcta.

La Red de las Cosas comienza a tomar forma en El Salvador

Nadie duda que Internet de las Cosas sea una de las siguientes revoluciones tecnológicas que ya está entre nosotros, y que continuará su evolución, conectando a millones de objetos en el mundo, a través de sensores y actuadores, utilizando distintos protocolos de comunicaciones, y potencialmente conectándose a servidores en la convencional Internet.

Como todas las tecnologías, IoT (Internet de las Cosas, por sus siglas en inglés) también pasa por etapas de difusión, estudio, práctica y experiencia, entre las personas que se involucran y buscan sacar provecho, propio o para terceros, de las aplicaciones y formas de implementación que se pueden desarrollar en cada caso. En muchos lugares, El Salvador incluido, apenas estamos comenzando a entender los protocolos, dispositivos y necesidades de la tecnología.

The Things Network (la Red de las Cosas) es una organización e iniciativa mundial que promueve, difunde y apoya los esfuerzos y proyectos que se realizan en cualquier parte del mundo para construir redes que permitan conectar cosas entre sí y, por medio de Internet, a servidores y sistemas más estructurados.

Antena Gateway en el techo de la Casa de Internet de El Salvador

El 5 de julio, después de un período de preparación, obtención de los componentes, y un taller para compartir los conocimientos mínimos, impartido por Mario Gómez, fundador de Hackerspace San Salvador, y uno de los líderes de Open Hardware SV, se instaló la primer antena y Gateway fija en nuestro país, en la Casa de Internet de El Salvador, sede de SVNet y Conexión.

Mapa en The Things Network

Gracias a este trabajo coordinado entre organizaciones como Open Hardware SV, Hackerspace San Salvador, Conexión, Ticongle, y SVNet, San Salvador tiene una antena en la zona de San Benito, con una cobertura y alcance de algunos kilómetros a la redonda, para que los dispositivos IoT puedan hacer llegar sus datos a la misma, y a través de la conexión a Internet de SVNet, a otros servidores, según se diseñen las aplicaciones.

Foto cortesía de TICONGLE

La idea detrás de este proyecto es que las personas que estén interesadas en realizar prácticas de conectividad con dispositivos sensores o actuadores que utilicen el protocolo de comunicaciones LoRa  y LoRaWAN (Log Range Wide Area Network), y deseen construir y probar aplicaciones que, por ejemplo, tomen datos del ambiente externo y los envíen a servidores y aplicaciones que los procesen.

Pronto habrá más antenas Gateway como ésta en otras ubicaciones de San Salvador, haciendo posible obtener datos similares del ambiente, dependiendo de los proyectos específicos que se echen a andar, enriqueciendo los datos captados y dando mayor validez a los estudios y análisis que se deseen realizar.

Con este paso, además de figurar en el mapa mundial de The Things Network, dejamos evidencia y abrimos la posibilidad a que más organizaciones, universidades e instituciones instalen sus antenas, y se sumen a la red de cosas en El Salvador, y que más estudiantes y profesionales diseñen y ejecuten proyectos de Internet de las Cosas. ¡Adelante!

Una propuesta para proteger nuestros datos personales

En 1997, como un trabajo de graduación de la carrera de derecho, realizado por una profesional de la informática para obtener su segundo grado académico, se desarrolló y presentó en la UCA un estudio, análisis y propuesta de ley denominada, en términos generales, “El Habeas Data en El Salvador”.

Poco ha ocurrido en nuestro país desde aquel momento en este campo del derecho informático, a pesar de que las tendencias en el resto del mundo han evolucionado mucho en la búsqueda de un balance entre las amenazas a la ciberseguridad y el respeto por la privacidad de los individuos. Hasta hace unos pocos días.

Se ha presentado un anteproyecto para una ley de Protección de Datos Personales en la Asamblea Legislativa, lo que se puede interpretar como un avance importante en la legislación de nuestro país. Tenemos aun una deuda importante respecto a la actualización de nuestra cultura digital en general, y en particular del entorno legal.

Sobre la propuesta de ley

La propuesta está bastante bien planteada, y alineada en buena medida con los requerimientos que en el ámbito de la seguridad, privacidad y tratamiento de la información están presentes a nivel mundial. Luce bastante completa en varios sentidos, respetando excepciones para micro y pequeñas empresas, evitándoles mayores costos, pero definiendo directrices para bases de datos en empresas privadas e instituciones públicas por igual.

Como es lógico, existen mejoras posibles, como por ejemplo la especialización en el tema particular de la protección de datos personales en cuanto a la autoridad competente y dedicada: en algunos países existen las Autoridades en Protección de Datos, con una oficina pública específica, que cuenta con los recursos, habilidades y competencias para promover un mejor cumplimiento de la ley.

El tema de la jurisdicción de las leyes locales, cuando se trata del uso de la red mundial de comunicación digital, ha sido y continuará siendo un asunto de relevancia mundial, que demanda acuerdos multinacionales de cooperación, homologación y legislación comparada, además de herramientas, instrumentos y personal para lograr esta interrelación entre países. Una recomendación para la Defensoría del Consumidor, la entidad designada por esta ley como responsable, es ponerse en contacto de inmediato con las grandes empresas que conocemos como populares en El Salvador, y que capturan una buena cantidad de datos personales  de los salvadoreños, para abrir los canales expeditos de comunicación, de cara a posibles futuras necesidades de colaboración.

Dada la relativa poca disponibilidad de recursos públicos, es aceptable que una entidad como la Defensoría del Consumidor sea encargada inicialmente de la supervisión y vigilancia del cumplimiento de la ley. Sin embargo, sabiendo que el registro de datos personales en múltiples formas, empresas y bases de datos ya es voluminoso, ha estado sin ninguna protección en nuestro país por mucho tiempo, y sin duda continuará creciendo, es importante considerar que en un relativo corto plazo, este conocimiento y experiencia debería llevarnos a la creación de una entidad dedicada y especializada.

La ley le otorga varias obligaciones a la entidad responsable, y ésta deberá contar con los recursos, financieros, tecnológicos y humanos, para desempeñar dichas funciones adecuadamente. Se habla de un registro de responsables, de especificaciones de intención de uso y de medidas de seguridad, por ejemplo, que deben ser mantenidos actualizados por la entidad responsable a nivel nacional, y todo eso requiere una cuidadosa planificación y puesta en marcha.

Las mayores dificultades para la supervisión y cumplimiento de esta ley provienen de la utilización de medios electrónicos y digitales, ésta es el área que debe ser plenamente reforzada y especializada en la unidad a cargo. Es necesario diseñar, mantener y asegurar las bases de datos, procesos y documentación que se exigirá a todos los responsables de datos en las empresas privadas y públicas, y esa función, sumada al seguimiento, estudio, análisis y resolución de los casos que se pueden presentar, seguramente demandará mucha atención y tiempo de esta institución.

El rol de los padres en la era digital

El 17 de junio se celebra en El Salvador el día de los padres, y puede ser oportuna una actualización respecto a lo que significa ser un papá en la actualidad, con la avalancha de cambios y adiciones tecnológicas, que conforman y moldean la forma de vida y de interacción de adultos y jóvenes.

Uno de los principales deberes de todo padre responsable es, además de proveer sustento, techo, cuidado y educación, en la medida que los recursos familiares lo permitan, es también formar a los hijos en los principios y valores que los padres consideren que deben ser continuados por esas siguientes generaciones.

Adicionalmente, los padres, como adultos y más experimentados seres humanos, se mantienen atentos a los posibles riesgos materiales, mentales y espirituales a que los niños y jóvenes pueden ser expuestos. Así que las tareas de orientación de los padres hacia sus hijos también han experimentado una transformación a partir de los cambios que vivimos.

Lo que debemos promover y lo que debemos alertar

Nuestros niños y jóvenes, aunque alguna persona pudiera desear algo diferente, están y continuarán estando expuestos a los cambios y aplicaciones de las nuevas tecnologías, y esa exposición será inevitable, como lo ha sido en la práctica hasta el momento. De hecho, algunos opinamos que este encuentro de los jóvenes con la tecnología es deseable y debe ser promovido.

Entre los aspectos que deberíamos promover como padres de familia en nuestros hijos, respecto al uso de tecnologías y los cambios culturales que los acompañan, se encuentran:

  • Utilizar las diversas tecnologías que van estando a su alcance
  • Experimentar con dispositivos que les permitan conocer y practicar nuevas habilidades
  • Fortalecer el gusto y aptitud hacia las materias y carreras STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemática)
  • Permitir se familiaricen con procesos y procedimientos basados en lo digital
  • Abrir sus mentes a culturas y conocimiento de todo el mundo
  • Compartir conocimiento, trabajo en equipo y colaboración con los demás
  • Saber respetar a los demás y comprender que somos diferentes
  • Favorecer y promover el trato igualitario y respetuoso entre niños y niñas
  • Aprender y obtener experiencias del fracaso
  • Promover la innovación y la creatividad sin limitaciones
  • Desarrollar tolerancia con las personas, las situaciones, los obstáculos y las contrariedades
  • Promover actitudes sanas de competencia
  • Alentar la expresión de nuestra propia opinión, siendo cautelosos si no estamos seguros

Sobre lo que los padres debemos alertar a nuestros hijos, en este nuevo ambiente, se halla:

  • No creer todo lo que vemos en los medios, particularmente en Internet
  • Evitar difundir y repetir noticias, notas, chismes, rumores, en cualquier formato, si no hemos podido comprobar su veracidad
  • Al expresar nuestra opinión, hacerlo siempre con absoluto respeto a las personas y las instituciones
  • Reflexionar antes de compartir información privada o íntima con otras personas o entidades
  • Cuidarse de no participar conscientemente en prácticas de acoso, abuso o engaño hacia otras personas
  • No copiar material de otros, fácilmente accesible en Internet, para completar tareas
  • Evitar pensar que lo que hagamos o difundamos en Internet, particularmente en las redes sociales, es anónimo y/o será olvidado en algún tiempo
  • Subestimar el cuidado de la reputación digital de cada uno de nosotros, nuestras familias y cercanos

Seguramente hay más, y seguirán surgiendo, actividades que deben ser conocidas y dominadas por nuestros niños y jóvenes. Es importante explorar estos territorios desconocidos acompañados de personas de confianza, como son los padres. De aquí la relevancia de que los padres de familia se mantengan informados de estos temas.

Coincidencia de propósitos y voluntades

La renovación y alternancia en el poder político en El Salvador, lejos de las tradicionales fuerzas partidarias que han ejercido ese rol en el pasado reciente, junto con las circunstancias que rodean al nuevo gobierno, entre ellas la juventud de sus líderes y la singular utilización de las herramientas de comunicación social tecnológicas contemporáneas, ha creado un especial ambiente de una creciente disposición a apoyar los nuevos planes.

Es muy positivo que se perciben distintas expresiones y formas de propuestas de apoyo y colaboración por el bien del país, en áreas de tecnología de varias entidades y sectores. Las motivaciones e intereses pueden ser distintos en cada caso, desde los sinceros y generosos ofrecimientos sin mayor deseo de retribución, hasta las ofertas teñidas del interés financiero y de crecimiento empresarial individual.

Estas buenas intenciones, que son normales en un período de cambio nacional, y con mayor razón cuando existe una coincidencia generalizada de la necesidad de que ocurran movimientos, acciones, políticas y proyectos que conduzcan al país por esos senderos, deberán ser canalizadas y coordinadas para encontrar puntos de contacto entre los actores y sus intenciones.

Sectores, organizaciones y personas

Poco a poco, las autoridades a cargo deberán escuchar las propuestas de cada actor relevante que quiera ofrecer apoyo, de la forma en que lo considera factible y adecuado en cada caso, para posteriormente, además de construir un plan general de trabajo, acorde con los lineamientos estratégicos de las autoridades actuales, definir roles para cada actor contribuyente.

Gremiales, empresas, grupos de personas unidos informalmente por medio de objetivos y anhelos comunes, empresarios y emprendedores, universidades, asociaciones de la sociedad civil, y otros actores que desarrollan sus actividades en diversos ámbitos, la mayoría relacionados con la tecnología, están tratando de entrar en contacto con las nuevas autoridades para ofrecer su apoyo.

Por supuesto, salvando las diferencias en todos los casos, el denominador común es que todos queremos vivir y trabajar en un mejor país, y si se nos permite, contribuir de distintas formas a lograr metas y objetivos comunes.

Algunos pensarán en el corto plazo, esperando obtener algo a cambio en poco tiempo, ya sea para sí mismos, sus organizaciones y/o su región o el país entero. Otros considerarán que su apoyo será más útil para lograr una evolución estratégica y permanente para que el país transforme su capacidad de producción, las competencias de su gente y, en definitiva, su oferta mundial.

De la manera que sea, y tomando lo bueno de esta coyuntura de ofrecimientos de colaboración de muchas partes interesadas, le corresponderá a las personas e instancias a cargo de la planificación estratégica del país en las áreas de tecnología informática, la innovación y la nueva economía, conocer al menos con lo que puede contar como apoyos y cooperaciones de parte de sus mismos ciudadanos, y algunos apoyos extranjeros.

En una siguiente etapa, con suficientes elementos para la reflexión y concreción de planes específicos, podrá volver a cada oferente y plantear un posible rol para cada uno, con la idea y el propósito de que se pueda llegar a un acuerdo, conciliando intereses y visiones, para construir un país que pueda brindar oportunidades de desarrollo a sus habitantes, especialmente a los más jóvenes.

Nuevo gobierno: renovadas esperanzas sobre el rol de la tecnología

El 1 de junio de 2019, como cada cinco años, se llevó a cabo la toma de posesión del nuevo gobierno en El Salvador. Casi en forma natural, se generan expectativas en la población sobre los funcionarios, las medidas, los cambios, los programas y proyectos y, sobre todo, los posibles cambios positivos en el nivel de vida general.

A cada uno, además de su vida, sector de trabajo y familia, nos interesa de forma especial lo que sucederá en las áreas en que nos desarrollamos, personal, académica o profesionalmente. Así, hace unos pocos meses, hacíamos un breve recuento de los principales retos que veíamos en el área de la tecnología de información y comunicación.

Mencionábamos 6 áreas de enfoque que podían ser consideradas en un inicio, y que deberían ser desarrolladas y apoyadas por todos los sectores, aunque algunas sean apuestas a mediano y largo plazo. Las referidas áreas son: 1. Propiciar el acceso universal, con creación de competencias y habilidades; 2. Fomento e inclusión de la tecnología en los procesos educativos de todo nivel; 3. Apoyo explícito y proactivo a la industria de TIC y relacionadas; 4. Acompañamiento al desarrollo de la capacidad científica y de investigación; 5. Constitución de una institucionalidad fuerte y prospectiva en este campo; 6. Promoción y mejoramiento de un gobierno electrónico.

Un modelo de múltiples partes interesadas

Cuando se habla de tecnología de información y comunicaciones, especialmente lo relacionado a Internet, es importante también vincular con el desarrollo basado en dichas tecnologías, el modelo de gobernanza y difusión que lo ha acompañado desde el origen: un esquema participativo, abierto, colaborativo, y de múltiples partes interesadas.

Esto significa, entre otros aspectos, conocer lo que se ha hecho por otros actores en cada una de las áreas mencionadas. Lo que esté bien hecho, y esté produciendo resultados, puede ser retomado, fortalecido y acompañado por nuevos actores gubernamentales, sin que esto se trate de reemplazar protagonismos.

Fuente: ICANN

Buscar canalizar el talento, entusiasmo y necesidad de los jóvenes salvadoreños interesados en alguna de las disciplinas actuales y futuras de la tecnología, con el propósito de convertir a este sector en uno de los motores de la economía y generador de un porcentaje mayor del PIB nacional, puede ser una acción y estrategia que rinda frutos importantes en muchas de las áreas que aun son débiles en nuestro país.

Además de generar riqueza, mejor reputación e imagen a nivel mundial, convertir a El Salvador en un centro de desarrollo de aplicaciones usando las nuevas tecnologías puede reducir las tendencias de migración, incremento de violencia, desempleo y otras deficiencias en nuestra sociedad. No seríamos los primeros, y seguramente no seremos los últimos que encuentren un nicho próspero en este campo.

Por parte del estado, no ha habido muchas acciones concretas en el pasado, pero algunos elementos del sector privado, académico y sociedad civil han ejercitado algunos proyectos, y cuentan con experiencias en cada uno de los rubros mencionados. Los ejemplos a nivel mundial también son de mucha utilidad.

No hace falta un nuevo diagnóstico. El gobierno entrante podría enfocarse en encontrar a los aliados correctos, experimentados, honestos y dedicados a estos temas, y con esas alianzas lograr algunos resultados iniciales en relativo breve plazo.

Los adolescentes y su relación con Internet

Para muchos adolescentes actuales de familias con cierto poder adquisitivo, el uso de Internet, aunque quizá no lo identifiquen con ese nombre, ha sido un hecho tan natural como escuchar la lluvia, aprender a caminar y a hablar, y lo integran como parte de su ambiente y de la manera en que se relacionan con el mundo.

Desde que tienen uso de razón, o incluso antes, sus padres, parientes e incluso tutores y profesores, fomentan en ellos la utilización de dispositivos que muestran, con tecnología digital, juegos, vídeos, audios y otras formas de entretenimiento, aunque los infantes aun no sepan leer ni discernir completamente una historia.

Esta temprana exposición a los nuevos medios que representan la cultura digital es, cuando menos, controversial para algunos analistas. Por un lado, prepara a los pequeños seres humanos para el estilo de vida que tendrán cuando crezcan, y en ese sentido les da las herramientas mínimas necesarias para llevarse mejor en su entorno. Por otro lado, puede hacer que otras capacidades humanas, como la analítica y el descubrimiento autónomo, se vean disminuidas en alguna medida.

Actividades más frecuentes

Sin duda alguna, una vez que los niños y jóvenes tienen exposición a la posibilidad de jugar, ver vídeos y escuchar música por medio de una pantalla, no les importa si eso es producto de un efecto mágico de sus padres o tutores, y menos les interesa comprender que en ese momento son parte de una compleja red tecnológica mundial. Seguro volverán a buscarlo cada vez que tengan oportunidad

El Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre Internautas Mexicanos de 2014, por ejemplo, revela que los adolescentes visitan en promedio ocho sitios o  aplicaciones más frecuentemente en la semana. Para las mujeres las redes sociales y los sitios de películas ocupan el 94% y 52% de sus preferencias, respectivamente; mientras que los hombres prefieren las descargas de juegos (53%), música (49%) y tecnología (45%). Los jóvenes internautas en promedio se encuentran registrados en seis redes sociales, lo que significa que ocupan una red más que el total de los internautas comunes.

El adolescente pasa en promedio una hora diaria viendo vídeos por Internet, siendo los tutoriales los más vistos con el 65% de las menciones; además el 52% ha compartido algún vídeo a través de redes sociales. Finalmente, ocho de cada 10 adolescentes dijeron poner atención a la publicidad online a cualquier hora del día, y aseguran que les da más información que otros medios. El 83% de los adolescentes afirma que Internet los mantiene actualizados, el 79% declara que lo utiliza más que cualquier otro medio y el 78% disfrutan utilizarlo y es parte de su vida cotidiana.

Fuente: Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre Internautas Mexicanos de 2014

Algunos conceptos y fenómenos sociales se han originado en este uso incremental de las redes sociales por parte de los adolescentes. Algunas reflexiones propias en torno a esta relación:

  • Para este grupo de edad, estas aplicaciones sociales constituyen la verdadera Internet.
  • Están dispuestos a compartir información, personal y de terceros, muy fácilmente.
  • Deben “existir” en el ciberespacio ya que es la forma habitual y aceptable de interactuar en el mundo y con sus pares, para ser aceptados.
  • Pueden pensar que nadie los ve y expresar opiniones y sentimientos muy propios o, por otro lado, ofensivos, difamadores y cargados de emoción (ciberbullying, sexting, etc.)
  • Permanecer desconectados o fuera de línea por un período ejerce presión psicológica y es tensionante para muchos adolescentes.
  • Tienden a prestar excesiva credibilidad y confianza a la comunicación por estos medios.
  • Cotidianamente surgen influenciadores y modelos de comportamiento para los adolescentes entre los jóvenes que han comprendido y saben aportar contenido pertinente a la realidad de los adolescentes.

Podemos concluir que las buenas y malas conductas que podemos observar por parte de jóvenes y adolescentes en las redes sociales son todas un reflejo de nuestra propia cultura, potenciados y matizados por la inmediatez, interacción y difusión mundial facilitada por Internet.

Diversidad y experiencia en el Día de Internet 2019

Reflejando la diversidad de actividades, posibilidades, visiones y alcance de Internet en la actualidad, el Congreso Internacional y el LAN Party desarrollados por SVNet y Conexión con motivo de la 11ª celebración anual de Día de Internet mostraron una amplia riqueza de experiencias, conceptos y oportunidades, este 17 de mayo de 2019.

Con el apoyo de varias organizaciones y empresas internacionales y nacionales, se reunió una cantidad y variedad importante de ponentes y panelistas, que compartieron en sendas conferencias y foros de discusión un amplio espectro de elementos y temas vigentes en Internet.

Tarjeta invitación al Congreso Internacional DDI 2019

Además del Congreso, como en los pasados años, el LAN Party recibió la visita de cientos de estudiantes y jóvenes de todas las edades, que preguntaron, jugaron, conocieron y se entretuvieron gracias a la diversa oferta presentada por universidades, organizaciones, empresas y otras instituciones y grupos que mantuvieron presencia en esta fiesta.

Los variados temas y expositores

De Brasil, y gracias a la Electronic Frontier Foundation y UNESCO, Veridiana Alimonti presentó algunas reflexiones sobre la libertad de expresión en Internet; dificultades, retos y debates en torno al tema, pero también avances que las Relatorías de Derechos Humanos de Naciones Unidas han realizado.

La empresa china Huawei, por medio de su director de tecnología para Latinoamérica, el mexicano Luis Guillot, nos hizo ver un poco de las ciudades inteligentes del futuro, que ya pueden existir en el presente, gracias a la tecnología que ya funciona en algunas ciudades.

Un interesante panel de jóvenes influenciadores que utilizan herramientas y redes sociales como YouTube, Instagram, Memes y otros, discutió entre ellos la ética, experiencias y responsabilidades que ellos tienen con lo que colocan en Internet para consumo masivo. Participaron en el conversatorio auspiciado por UNESCO, Botonet (Colombia), Yiyi (Guatemala), El Brayan (Colombia), Crocker, Puya Web y Eric Rodas (los tres de El Salvador), moderados por Ludwing (Colombia).

El boliviano Rodrigo Saucedo, de ICANN, presentó una ilustrativa y didáctica introducción a los nombres de dominio, las direcciones IP y las funciones de ICANN, incluyendo algunas demostraciones de cómo identificar la procedencia y delegación de direcciones IP y nombres de dominio.

Fotos cortesía de Conexión

Stefanía Monroy, de El Salvador, mostró la otra cara de Internet, comprendiendo las acciones, actividades y zonas en Internet que sirven también para cometer actos ilícitos, tipificados como delitos en muchas legislaciones, incluida la nacional.

Un panel con la participación de los salvadoreños Lilliam Arrieta (FUSADES), Erick Ramírez (Casa Presidencial), Edwin Paredes (MOP) y Jaime Campos (FUNDE), moderados por el chileno Miguel Peñailillo, del Proyecto Pro-Integridad Pública, de USAID, y auspiciado por dicho proyecto, se enfocó en la existencia, oferta y uso de datos abiertos en el país.

La salvadoreña Laura Hernández nos habló de Blockchain, la tecnología emergente, y además de los usos reales y potenciales de la tecnología, presentó reflexiones sobre los efectos positivos y no tan positivos de la implementación de la misma, y cómo los países deben considerar estos elementos si se piensa hacer uso del Blockchain.

Juan José Sánchez, también salvadoreño, compartió algunos ejemplos de los más recientes avances en el campo científico y la investigación en educación superior, logrados por las universidades miembros de RAICES, la red de investigación y educación de El Salvador.

Finalmente, Carlos Kako Valladares, de El Salvador, cerró el Congreso con algunas reflexiones relevantes para el futuro del país, considerando las dinámicas de los ecosistemas de innovación, que aun deben florecer aun más en nuestras regiones, pensando en la Adhocracia como un modelo de gobernanza de tales ecosistemas.

De parte de los organizadores, SVNet y Conexión, Gilberto Lara presentó el recién lanzado programa Ticongle, así como los premios a los tres proyectos más destacados del certamen de Reutilización de Datos Abiertos. Quien escribe presentó el pequeño Museo “Un Poco de Historia- Internet en El Salvador”, que pronto estará habilitado en La Casa de Internet, y los premios a los tres proyectos ganadores del certamen DIES (Día de Internet El Salvador) 2019.

La undécima edición de El Día de Internet en El Salvador

Aprovechando una vez más la celebración mundial del día de Internet, el 17 de mayo, en El Salvador lo celebraremos la semana completa desde el 13 hasta el 18 de mayo, en su año once desde que iniciamos estos eventos.

Como en los años anteriores, tendremos varias conferencias y actividades en casi todas las universidades salvadoreñas, siempre con el objetivo de “dar a conocer las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de los pueblos y de sus ciudadanos, dándoles un poco más de entendimiento sobre la tecnología y sus funciones”.

Por esta razón, y aprovechando que la tecnología y las aplicaciones que se ejecutan sobre Internet, lejos de reducir su intensidad, se vuelven cada vez más un servicio, con productos diseñados y construidos a propósito, se logra contar cada año con buenas experiencias y recomendaciones, de boca de aquellos que siempre están investigando, probando, desarrollando, pensando y comercializando sobre los usos más adecuados y provechosos para nuestra sociedad.

En el ojo mundial

Gracias a la constancia, buena reputación y sistematización de las actividades y alianzas que las asociaciones Conexión y SVNet, organizadores de este magnífico evento, con el apoyo de muchas instituciones, organizaciones, empresas y personas, contamos con el acompañamiento de varias organizaciones y empresas mundiales, tales como ICANN, LACNIC, UNESCO, ISOC, Electronic Frontier Foundation (EFF), Google, y varias locales, como La Prensa Gráfica, CLARO, RAICES, y otras.

Esta diversidad de presentaciones, actividades y experiencias, enriquecen el conocimiento de los jóvenes y en general, de los profesionales salvadoreños que se mantienen atentos a esta tradicional convocatoria.

El lema de este año es “Hablemos con libertad y respeto” en Internet, ya que la red de redes es conocida en muchos lugares del mundo como la posibilidad de publicar distintas opiniones, respetando la libertad de expresión, pero también se conocen de casos en los que las entidades en el poder político de un país han bloqueado o filtran deliberadamente algunas publicaciones, aplicaciones o sitios web que no están alineados con su pensamiento y planteamiento ideológico, político, jurídico o social.

Al mismo tiempo, es importante que todos aprendamos a participar en las discusiones de cualquier naturaleza, respetando la libertad de todas las personas y grupos de expresarse y disentir de lo que consideran inapropiado. Ojalá, por supuesto, que el respeto incluya el tratamiento personal exento de insultos, apelativos denigrantes y ofensivos, calumnias y la serie de formas de ataques a las personas e instituciones, en reemplazo de discusiones de altura sobre las ideas y los conceptos.

Las charlas, conversatorios, laboratorios, talleres, y demás eventos que se desarrollarán en la semana del Día de Internet tendrán su punto de encuentro en el Congreso Internacional y el LAN Party, ambos el viernes 17 de mayo, en el hotel Crowne Plaza de nuestra capital. Durante la semana, las actividades serán dadas a conocer en http://diadeinternet.sv, como todos los años.

De consumidores a productores en Internet: ¿Y la calidad?

Los primeros años en que se desarrolló la conectividad de los países latinoamericanos y caribeños a Internet, al final de los 80 y los inicios de la década de 1990, el estado de esta red de redes, apenas en su infancia, la hacía difícil de usar, y casi por definición reservada para ingenieros, técnicos, y los “nerds” de ese entonces, más o menos similares a los “geeks” actuales.

En ese entonces, a varias personas y organizaciones nos preocupaba que en nuestra región solamente consumiéramos información, publicada por, y procedente de, países en el hemisferio norte del planeta, típicamente más desarrollados, y con clara predominancia de su cultura, su lenguaje, y su forma de ver la historia y el desarrollo.

El poder de una herramienta como Internet ya se vislumbraba, aunque seguramente nadie podría haber pronosticado lo que iba a llegar a ser. El surgimiento del World Wide Web, como una capa sobre la tecnología de Internet, abrió muchas puertas y dio paso a una avalancha de creatividad que no ha cesado hasta nuestros días.

Ahora todos publicamos a diario y por montones

Aunque en la actualidad casi nadie utiliza este término, cuando se desplegaron propuestas como los buscadores, las redes sociales, los blogs, los wikis, los foros y listas de correo con archivo, y muchas otras formas en que los usuarios expresaban sus opiniones, ideas, creaciones y escritos, usando diversos medios gráficos, textuales, animados y audibles, surgió el concepto de interactividad.

Los cibernautas, navegantes y el creciente número de personas conectadas a Internet encontraron que gracias al WWW y a las muchas aplicaciones y emprendimientos que surgieron sobre la tecnología de Internet, usar esta red era, y sigue siendo, muy sencillo y accesible para la mayoría.

No sólo eso. Gran parte de la razón de acuñar el término web 2.0 era hacer énfasis en una nueva etapa en la que cualquier persona en el mundo, con relativa facilidad, podía publicar, difundir, e incluso lograr niveles de fama, seguimiento, influencia y reconocimiento, sin tener control de grandes medios de producción o publicación, y en muchos casos, sin siquiera invertir nada de sus fondos.

Publicar en Internet, entonces, se ha convertido en algo casi trivial. La cantidad de audiencia que recibe a diario lo que cada uno de nosotros difunde en Internet es muy grande, y para algunos casos especiales, mayor que con otros medios de comunicación tradicionales.

El reto ahora es revisar, mejorar y desarrollar la calidad del contenido que se publica. La excesiva facilidad, costo casi nulo e inmediatez con que lo podemos hacer, pueden ser una gran tentación para colocar lo primero que se nos ocurre, sin mayor reflexión ni evaluación. También podemos repetir y contribuir a difundir noticias falsas, chismes, rumores y elementos altamente triviales.

Es deseable que, ahora que hemos obtenido la importante posibilidad de hacer públicas nuestras ideas, creaciones y planteamientos, lo hagamos de forma mesurada, madura, sensible y generosa.

Blog de tecnología