Todas las entradas de: Lito Ibarra

Las dos caras del acceso abierto a Internet y las redes sociales

Muchos de nosotros hemos podido observar y pensar sobre la evolución de Internet desde sus inicios, no sólo desde el punto de vista de avances tecnológicos, sino también desde las posibilidades de comunicación multidireccional que se han abierto gracias al acceso libre en muchos países y regiones del mundo.

Una de las buenas noticias que recibimos como humanidad, sobre todo cuando la tecnología de Internet fue complementada con la creación de los navegadores, a partir de principios de los 1990, es que publicar contenido propio era tan sencillo como tener acceso a Internet y algunos programas que nos permitían generar páginas web.

Unos años después, al iniciar lo que se conoció como Web 2.0, un concepto más sociológico que técnico, fuimos comprendiendo que también la interactividad facilitada por algunas aplicaciones masivas, en sitios web propios, abría la comunicación en ambas vías.

Todos podemos publicar sin filtro

Como las libertades de las que la humanidad ha gozado históricamente, la libertad de comunicación y publicación en Internet puede ser utilizada para hacer muchas acciones buenas, pero también es posible que, dependiendo de los principios e ideas de cada persona, también sean difundidas publicaciones y comunicaciones que pueden ser perjudiciales u ofensivas para algunos de los usuarios que reciben o acceden a esas piezas comunicativas.

Las redes sociales, una forma que facilita la interacción de muchas personas usando Internet, con la inmediatez del acceso a un celular y los demás dispositivos, ha llevado esta interacción a niveles en tiempo, espacio, geografía, esfuerzo, costo y disposición que nunca antes se había conocido.

De esta forma, se habla de periodismo en red (network journalism), ya que las fuentes de noticias, aunque probablemente sin confirmación, se vuelven prácticamente todos los usuarios de Internet que estén conectados y con acceso a ciertos portales y redes sociales.

La otra cara de la moneda es que, por ejemplo en el plano de las noticias, además de publicar hechos reales y en algunos casos documentados, cualquier persona o grupo organizado, puede literalmente crear, y luego difundir, noticias y rumores, ya que no existe un equipo editor que cuestione la veracidad o la comprobación necesaria de los hechos, como se suele proceder en los medios tradicionales de comunicación.

La publicación y pronta difusión de noticias, comentarios y opiniones, algunas movidas por emociones o identificación personal con la fuente original, permite la propagación y la práctica de aceptación casi inmediata y la reducción del análisis conveniente y necesario por parte del receptor.

La posibilidad de obtener nuevas y diversas visiones y opiniones sobre un tema específico es algo beneficioso y positivo para formar la propia opinión, pero es importante que, en un mundo ideal, todas las publicaciones fueran confiables y motivadas por buenas intenciones. Como esto no es así, debemos mantener la mente abierta y crítica al recibir y acceder a estas comunicaciones.

Los principios de la justa información y la protección de datos

Esta semana fue aprobada la Ley de Protección de Datos Personales por la Asamblea Legislativa de nuestro país. Un hito importante en el marco de las leyes que deben ser creadas y/o actualizadas para acomodar los casos que se presentan en el ciberespacio, usando las tecnologías digitales.

Seguramente, esta ley puede parecer incompleta a algunos. En cierto modo, es verdad que todas las leyes que surgen de las acciones que las nuevas tecnologías están permitiendo y, en algunos casos, promoviendo, compartir pública y socialmente mucho de lo que hacemos, deben ser revisadas y actualizadas con frecuencia, para tratar de seguir a la tecnología.

Este fenómeno no es particular a un país. Con la conectividad global, todas las naciones están expuestas a estos cambios, y su respuesta es muy variada. Por ejemplo, según la Comisión Federal de Comercio, hay cinco principios sobre una buena práctica respecto al uso de información privada, llamados “Fair Information Principles”, y sobre los que las leyes de protección de datos deben basarse.

Cinco principios de buen uso de la información privada

Aviso y conocimiento

Antes de la recopilación, el recopilador de datos debe revelar sus prácticas de información a la persona de la que está recopilando información personal. Esto puede incluir la identificación, cómo el recolector planea usar los datos, con quién planea compartir los datos, cómo se recolectarán los datos y, lo que es más importante, cómo planea el recolector mantener la confidencialidad, integridad y calidad de los datos. Este principio se considera fundamental, dado que los otros principios sólo adquieren significado cuando los recolectores de datos divulgan sus políticas de información.

Elección y consentimiento

Este principio establece que los consumidores deben tener la opción de compartir voluntariamente su información personal con un recopilador de datos, así como con la facultad para decidir cómo la entidad recopiladora puede utilizar esos datos. Las prácticas de elección y consentimiento a menudo se dividen en dos categorías: estrategias de inclusión o exclusión voluntaria. La primera estrategia requiere que las personas afirmen y consientan las políticas de recopilación y uso de datos descritos por el recopilador de datos. Esto último, por otro lado, requiere que los consumidores tomen medidas activas para excluirse de las prácticas de información de un recolector de datos, evitando que sus datos sean recopilados y utilizados.

Acceso y participación

El acceso y la participación otorgan a los consumidores el derecho a ver cualquier información recopilada sobre ellos mismos, así como a impugnar cualquier información que sea incorrecta o incompleta. En la práctica, este principio requiere mecanismos eficientes para el acceso, verificación y corrección de datos.

Integridad y seguridad

Este principio establece que los consumidores tienen derecho a que sus datos sean precisos y seguros. En términos prácticos, esto requiere que los recopiladores de datos sólo recopilen datos de fuentes confiables y descarten los que ya no son relevantes. Además, los recopiladores de datos deben tomar las medidas necesarias para proteger a los consumidores de la pérdida, el robo, la divulgación o el acceso no autorizado de sus datos por parte de terceros o agentes malintencionados. Esto requiere seguridad técnica, medidas para limitar el acceso a los datos y un almacenamiento de datos adecuado.

Cumplimiento y reparación

Para que estos principios de información justa sean efectivos, y en el caso de que alguno sea violado, se deben establecer mecanismos para hacer cumplir su aplicación y, al mismo tiempo, permitir a los consumidores buscar medidas correctivas si se ven perjudicados por prácticas de información injustas.

Las leyes contra ciberdelitos deben ser coordinadas internacionalmente

Desde hace varios años varios países han debido trabajar en sus respectivas leyes para tipificar, definir, enfrentar, perseguir y definir las penalidades en que incurren los delincuentes que comenten delitos en el ámbito de la economía digital, posiblemente usando computadores y dispositivos electrónicos, así como la comunicación por redes, y teniendo como objetivos o sujetos de ataques datos, redes o servidores digitales.

La creatividad e innovación también está presente en la comisión de acciones perjudiciales, y las leyes deben adaptarse a esas nuevas formas. Por ejemplo, ocurren intrusiones no autorizadas, daños a los datos, negación de servicio, phishing o spoofing (formas de engaño), fraude, extorsión, virus y gusanos, ataques internos a la seguridad, etc.

Todos estos actos suelen ser cometidos por sus autores por razones de diversión, obtención de dinero en forma fácil, suplantación de identidades, ataques comerciales o industriales por competidores, ataques políticos por adversarios, ataques geopolíticos entre naciones, y varias más.

Acuerdos nacionales, regionales e internacionales

Cada conjunto de legisladores han comenzado estableciendo sus propias definiciones de lo que constituye un acto que será tipificado como contrario al orden legítimo. Incluso varios han argumentado en el pasado que no se requieren nuevas leyes, pues los actos ilícitos son los mismos que se comenten en el mundo físico, pero con medios digitales.

No obstante, han comprendido que la comisión de delitos digitales es más sencilla, con menos recursos que los crímenes en el espacio físico y, sobre todo, con formas distintas y con una jurisdicción completamente distinta y, en muchos casos, difícil de establecer para poder aplicar las leyes.

Debido sobre todo a esta característica, que establece que un delito puede ser cometido desde una ubicación geográfica en cualquier parte del mundo, sin estar sujeta a legislaciones que existen en la región donde se encuentra la víctima, es necesario e imprescindible que existan acuerdos regionales e internacionales que puedan ser útiles en la persecución de estos delitos.

Es importante establecer algunos elementos básicos y fundamentales en estos convenios, tratados y acuerdos regionales e internacionales:

* Compartir información, documentos, pistas y datos de identificación de posibles criminales entre países.

* Establecer puntos de contacto de confianza y canales de colaboración mutua entre los firmantes.

* Definir y realizar los procesos que hacen posible la extradición de los presuntos implicados en estos ciberdelitos.

* Acordar y definir los mecanismos y procedimientos para recluir, judicializar y juzgar a los potenciales culpables de los delitos digitales, de acuerdo a parámetros de precedencia y nivel de daño realizado.

Adicionalmente, las capacidades humanas y recursos de equipos e instalaciones deben ser homologados entre los países firmantes, con el fin de que la detección, investigación y persecución de los delitos sea realmente efectiva a través de las fronteras. Esta es otra área donde aún falta mucho por hacer, con el agravante de que debe ser realizado por la mayor cantidad de países y regiones.

Las regulaciones tradicionales deben evolucionar para la economía digital

Las leyes nacionales e internacionales, así como las políticas públicas, por definición, deben buscar como objetivo final el bienestar y el interés público, y si bien este concepto es bastante discutido y hasta un poco subjetivo, hay aspectos mínimos y comunes entre las naciones.

Por ejemplo, las leyes que favorecen la competencia entre las empresas que ofrecen servicios o productos similares buscan garantizar que se dé una competencia abierta, justa y equitativa, que en última instancia sea conveniente a los ciudadanos, los consumidores. Estas leyes no pretenden proteger a los productores pequeños o emergentes, o impedir el crecimiento de la cuota de mercado de las empresas grandes.

El desarrollo de las empresas en la economía digital, por sus características particulares del medio, las habilidades y el conocimiento de los consumidores que el registro, almacenamiento, y procesamiento de grandes cantidades de datos a costos muy reducidos, ha creado nuevos retos para los legisladores y los defensores del interés público.

El rol de las leyes de competencia

Tradicionalmente, las leyes que buscan proteger el ambiente económico para favorecer una competencia conveniente para los consumidores previenen situaciones como:

* Acuerdos entre empresas independientes y competidoras para controlar precios, nivel de oferta, temporadas, escasez provocada y otros elementos de una colusión indebida.

* Dominio preponderante del mercado por una empresa, y abuso de esa posición dominante, conocido también como monopolio.

* Compras, adquisiciones y fusiones entre empresas en un mismo sector que pueden provocar una concentración de poder de mercado en pocas manos.

Sin embargo, como parte de la dinámica que ocurre en el ambiente digital, y las grandes empresas que prevalecen en dicha economía, hay algunas características que hacen difícil la aplicación obvia de estas previsiones.

* Pueden existir acuerdos no escritos entre competidores, o por medio de terceros, que modifican en tiempo real los precios de acuerdo a la situación, las otras ofertas, utilizando inteligencia artificial, minería de datos y análisis de tendencias, volviendo difícil comprobar la comisión de un acto ilegal.

* Aunque se perciba el dominio en el mercado de uno de estos servicios masivos, no es sencillo comprobar que hay un abuso de esa posición, ya que la mayor parte de servicios ofrecidos al público son incluso gratuitos.

* Cuando una empresa gigante adquiere una empresa emergente o start up, es muy difícil anticipar si dicho emprendimiento tendrá éxito, y si realmente contribuirá al dominio del mercado por parte de la empresa adquiriente.

Como estos ejemplos, hay muchas más situaciones que hacen difícil tipificar acciones como delitos en el nuevo ambiente digital empresarial, y ya hay alguna jurisprudencia a nivel mundial, y otros esfuerzos por desarrollar otras legislaciones, por ejemplo en protección de datos, leyes sobre trabajo, o nuevos impuestos. Falta trabajo por hacer.

¿La disrupción tecnológica elimina o crea más trabajos?

Por lo general, prestamos más atención a las voces de alarma que anticipan que la introducción de tecnologías en la industria, la agricultura, el comercio y los servicios hacen que varios empleos y labores sean efectuados por máquinas conteniendo algún nivel de inteligencia artificial, y por tanto las personas en esas posiciones se queden sin remuneración laboral.

Sin embargo, también hay analistas e historiadores que demuestran que lo opuesto es también verdadero, es decir, que la introducción de nuevas tecnologías abre nuevas oportunidades para actividades y tareas nuevas, y probablemente, también para nuevos tipos de empleos.

Es más, algunos futuristas aseguran que para 2030, la inmensa mayoría de personas estará desempeñando trabajos y empleos que ni siquiera existen en este momento, y por ende, aún no podemos conocer un título o un plan de estudios para esas especialidades.

¿Cómo surgen nuevos empleos?

Cuando surge y se difunde una innovación radical o disruptiva, que por definición conlleva muchas transformaciones en lo social, económico, laboral, político, cultural y educativo, se ponen en marcha las relaciones dinámicas entre las naciones y las regiones geográficas, y dentro de cada país, y nuevos requerimientos de trabajo y empleo surgen.

Si llamamos tecnología fundamental a la innovación tecnológica que se introduce, por ejemplo, los automóviles o los teléfonos móviles inteligentes, podemos pensar en distintos grupos de trabajo que se generan:

Trabajos relacionados con la producción de la tecnología fundamental

Se requieren personas capacitadas para producir, ensamblar, revisar, probar, comercializar, vender y proveer servicio postventa. Por ejemplo, los ingenieros, técnicos, obreros y demás personas trabajando en las plantas de producción de carros o de celulares inteligentes.

Trabajos relacionados con la investigación, el avance y desarrollo de la tecnología fundamental

Una vez popularizado, el dispositivo tecnológico debe ser mejorado continuamente. Para eso, se necesitan personas que realizan investigaciones, pruebas, rectificaciones e implementaciones de las novedades.

Trabajos vinculados a la tecnología fundamental

En cuanto los dispositivos se popularizan, es necesario contar con proveedores de repuestos, de mantenimientos preventivos y correctivos, de instalación de actualizaciones o de elementos estéticos o de moda. Por ejemplo, talleres de reparación de vehículos o de celulares, productores y vendedores de repuestos, baterías, grúas, cargadores y probadores, etc.

Trabajos habilitados por la tecnología fundamental

Con frecuencia, la creatividad e innovación humana produce nuevos trabajos usando los dispositivos de varias formas. Por ejemplo, los vehículos de alquiler, los taxis, servicios Uber (que utiliza los autos y los celulares), servicios de carga de saldo, motoristas y conductores de camiones, administradores de lotes de parqueo, etc.

Por supuesto, el reto principal es poder prepararse con anterioridad, desarrollando personas que puedan adquirir con relativa facilidad las nuevas habilidades que serán demandas por las tecnologías emergentes, lo que requiere visión, voluntad política y no pocos recursos.

Los componentes de valor de los bienes en la economía digital

Desde que el comercio entre personas y países es tal, los vendedores más exitosos han sido los que con sus productos y servicios satisfacen las necesidades de los compradores de una forma más satisfactoria, tanto por el precio, accesibilidad, forma, contenido, duración, comodidad y el seguimiento que permite volver esta transacción recurrente.

En un ambiente de competencia libre, ética, abierta y equitativa, son los consumidores quienes determinan aquellas marcas, empresas o proveedores serán los prevalecientes en una región, ciudad o comunidad específica. Esto se hace por medio del valor, real o percibido, que dichos bienes tienen para complacer y llenar las necesidades, reales o creadas, de los usuarios y compradores.

Además de haber ampliado enormemente el alcance y tamaño del mercado, la economía digital ha transformado los focos de atención y las fuentes del valor que los bienes y servicios aportan a los consumidores, y por tanto, los retos tanto para las empresas existentes como para aquellas emergentes, si desean permanecer y crecer en el mercado, son más complejos.

Las capas de valor y su realización digital

En la economía digital, de acuerdo a autores de la Escuela de Economía de Londres y otros autores, podemos identificar tres etapas de valor que suceden en la oferta y demanda de bienes y servicios:

La propuesta de valor

Como en toda relación comercial, la creación o propuesta de valor toma la forma de los bienes o servicios reales ofrecidos, que buscan satisfacer las necesidades de los consumidores.

La captura de valor

El valor debe llegar al poder de los vendedores y de los compradores. En el caso de los vendedores, la captura de valor se da cuando recibe el pago, usualmente en dinero, producto de la venta realizada. Para los compradores, el valor es capturado cuando se obtiene el beneficio o la satisfacción de la necesidad específica.

La entrega o distribución de valor

Esta es la etapa que cierra el ciclo, cuando el bien o servicio es entregado al usuario o consumidor que lo ha solicitado y contratado. Puede ser una entrega física o bien una distribución digital por medio de Internet.

Estas tres etapas de valor se correlacionan con tres capas conceptuales que se vuelven más evidentes, tanto en funcionalidad como en nombre, en la economía digital:

Servicio

La propuesta de valor se concretiza en el servicio ofrecido. Si bien esta capa no existe solamente en la economía digital, con el desarrollo y difusión de Internet, la interacción entre usuarios y productores se incrementó y los servicios y bienes pueden ser mejor diseñados.

Plataforma

Este es el lugar donde ocurre el encuentro de compradores y vendedores, y de hecho, el mismo término se aplica mucho en el entrono digital. Aquí se facilita la entrega de valor a las partes involucradas. Hay muchas plataformas, tanto de uso específico como de propósito general, utilizadas en el ciberespacio.

Infraestructura

La tercera capa es la que apoya la distribución del valor, y que en esencia, dentro de la economía digital, se trata de Internet y todos los componentes, redes, formas de conexión y equipos que hacen posible la interacción y comunicación en la actualidad.

Los efectos de la innovación radical

Vivimos en una época en la que la innovación se ha convertido en un elemento necesario e imprescindible en el desarrollo y evolución de cualquier organización, comunidad, país y región del mundo. Aún sin proponérnoslo, somos testigos de evoluciones y avances importantes en varios aspectos de nuestra vida personal y laboral, y logramos concebir una idea de lo que eso significa.

En términos generales, se puede hablar de innovación incremental e innovación radical. La primera, la más común, va introduciendo y acomodando pequeños cambios en forma gradual en nuestras actividades. La segunda se da sólo en forma esporádica, de vez en cuando en alguna parte de la humanidad, pero implica grandes transformaciones.

Hay una relación intrínseca entre ambas, ya que antes de una innovación radical, suele sucederse una serie de cambios y creaciones graduales que van haciendo posible llegar al momento especial en que se dará el mayor cambio y, una vez éste ocurre, también debe haber innovación incremental para ir adaptando y aprovechando gradualmente dicha innovación.

Áreas de impacto de una innovación radical

Al observar la historia en torno a las innovaciones radicales que la humanidad ha experimentado, como el surgimiento de la escritura, la imprenta, el uso del vapor, la energía eléctrica, e Internet, para mencionar solamente algunas, se pueden apreciar áreas de impacto relativamente comunes. Se pueden identificar al menos las siguientes:

* La factibilidad técnica, social y económica de la innovación.

* El costo de implantar la innovación en los materiales y equipos, sitios de prueba y otros recursos necesarios para hacerlo.

* La existencia, oferta y demanda, tiempo y recursos para asegurar la capacitación del recurso humano.

* Los beneficios que dicha innovación trae en productividad, eficiencia, precisión, agilidad, tamaño, facilidad de uso, etc., así como los potenciales perjuicios que puede traer en pérdida de empleos, impacto social, económico, político y cultural.

* Consideraciones respecto a las regulaciones, políticas públicas, leyes transfronterizas y aceptación cultural de la innovación.

* Tiempo para la aceptación, asimilación y adecuación de la innovación en forma general por parte de sus usuarios, promotores, empresas, academia, instituciones públicas, etc.

Una parte importante de la asimilación de una innovación radical es la eficiencia y velocidad con la que los diversos sectores de la economía de un país desarrollan variantes, aplicaciones y usos concretos, prácticos y rentables de dicha innovación, convirtiendo de esta forma la orientación de la formación de mano de obra en las escuelas y academias, mejorando los ingresos y la capacidad de producción, comercialización y venta de sus productos y servicios, incorporando la innovación en sus procesos.

12 tendencias disruptivas en aspectos tecnológicos para 2021

La estrecha relación entre la cuarentena mundial, que persiste hasta nuestros días en diversos grados de aplicación, y la aceptación, adopción y desarrollo de tecnologías, es un catalizador en direcciones específicas del surgimiento y expansión de determinadas formas tecnológicas.

En muchos casos, las mismas tecnologías base son revisadas y, sobre todo, aplicadas, a diversos aspectos de la operación y ejecución de tareas de los seres humanos en todo el mundo. De cualquier forma, las formas tecnológicas seguirán ampliando su radio de acción.

De acuerdo a un recuento realizado por la revista Forbes, a raíz de la situación mundial durante 2020, hay algunos aspectos relacionados con la tecnología que se verán reforzados y demandados en mayor medida durante 2021 y más allá.

12 tecnologías disruptivas

1 Administración automatizada de riesgos (Automated risk management): Los riesgos son dinámicos, y es necesario que se desarrollen sistemas de seguimientos y vigilancia de los mismos en forma automatizada.

2 Plataformas de servicio perimetral con acceso seguro (Secure Access Service Edge Platforms): Las arquitecturas de seguridad computacional en la nube deberán mantenerse actualizadas para proteger los datos y el acceso al creciente uso de computación perimetral (edge computing).

3 Poco código / Ningún código (Low code / No code): Cada vez será menos la cantidad de código de programación desarrollado en casa, utilizando datos de las redes sociales y de otras fuentes.

4 5G: Dado que ya hay varis países probando esta tecnología, es de esperar que más dispositivos y equipos que sepan sacar provecho de 5G será producidos y comercializados.

5 Chatbots y asistentes inteligentes (Chatbots And Smart Assistants): Aunque ya eran populares antes de la pandemia, su uso seguirá ampliándose con el uso incrementado de tecnología en casa, por ejemplo.

6 Soluciones de pago por voz (Voice pay solutions): El uso de la voz para interactuar con dispositivos seguirá creciendo y diversificándose, incluyendo las formas de pago.

7 Procesamiento mejorado de lenguaje natural (Improved Natural Language Processing): La recolección de datos masivos, una práctica que va al alza, se verá nutrido por las interpretaciones de lo que se dice usando lenguaje natural.

8 Computación perimetral (Edge computing): Realizar los cálculos y el procesamiento más cerca del usuario y del lugar dónde se desarrollan los eventos es una tendencia claramente en aumento.

9 Tecnología digital para salud (Digital health tech): El cuidado de la salud, en forma remota y por mecanismos automáticos, a raíz de la imposibilidad de atender a pacientes presencialmente, seguirá su desarrollo.

10 Software apegado al estándar de HIPAA (Privacidad y Rendición de cuentas en Seguros de Salud) (HIPAA-Compliant Meeting Software): Las exigencias de privacidad y seguridad en el acceso a temas de salud en pacientes en forma remota hará que estos estándares más altos sean reforzados y exigidos.

11 Nuevos modelos de predicción de datos (New Data Prediction Models): La exigencia a las empresas de saber operar en forma más flexible, dinámica, automatizada y eficiente, provocará el desarrollo de nuevos modelos de predicción.

12 Chips SIM imbuidos (Embeded SIM): Vinculado al Internet de las cosas, las formas tecnológicas para que aparatos y objetos, aun los más pequeños, se conecten a Internet de forma eficiente y sencilla.

Vint Cerf: Los temas pendientes de Internet

El 4 de marzo recién pasado, por medio de una videoconferencia abierta, organizada por el Capítulo ISOC (Internet Society) de Islas Canarias, Vint Cerf, uno de los ingenieros que diseñaron los protocolos que hasta la fecha hacen posible que Internet funcione, se refirió a los temas que aún están pendientes dentro del uso y operación de la red de redes.

Por una variedad de razones, el diseño original de Internet no tomó en consideración varios aspectos técnicos, sobre todo relacionados con la ciberseguridad, así como otros elementos que van más allá de lo meramente tecnológico, y que desde hace algún tiempo, a medida el uso de la red ha evolucionado, los usos se han diversificado, y la cantidad y calidad de usuarios ha aumentado, se han hecho evidentes.

Por supuesto, muchos de estos temas son tratados en forma sistemática y dedicada en diversos foros, mundiales, regionales o locales, según sea el caso, y de acuerdo a la especialidad y disciplina del saber humano a la que se refieren: tecnología, derecho, política, sociología, psicología, educación, comercio, relaciones internacionales, etc.

El trabajo inconcluso

Como otras personas que reflexionan sobre lo que aún le hace falta a Internet, las acciones provienen de fenómenos como el desarrollo y evolución de la tecnología que hace uso de la red; el mal uso que hacen algunos actores de la red al intentar engañar, estafar o cometer algún tipo de acto reñido con la legitimidad o la legalidad; la carencia de un desarrollo de conectividad global y acceso universal, así como el analfabetismo digital; entre otros.

Internet de las cosas (Sistemas ciberfísicos), Inteligencia Artificial y Aprendizaje de Máquinas

Las vulnerabilidades que en materia de seguridad traen los sistemas de Internet de las cosas serán uno de los aspectos que deben seguir siendo desarrollados, así como los retos que la inteligencia artificial, el aprendizaje por máquinas, la robótica, los grandes volúmenes de datos, entre otros, que deben seguir siendo revisados.

Desinformación, Información engañosa y Pensamiento crítico

Es muy fácil caer en engaños, suplantación de identidades, noticias e información falsa y otros tipos de abusos en la red, hechos por malos actores con intenciones de aprovecharse de la ingenuidad y falta de pericia de la mayor parte de usuarios. Desarrollar en los cibernautas la capacidad de analizar en forma crítica la información que circula en la red es otra tarea pendiente.

Alfabetismo Digital

Aún hay una buena parte de la población que no está conectada a Internet, y dentro de los que ya lo están, hay diferencias muy grandes en lo que a sus competencias y capacidades respecta, por lo que aún se debe recorrer un largo trecho.

Procesos y Cumplimiento de leyes nacionales e internacionales

La reacción lógica de muchos gobiernos y entidades multilaterales es buscar y desarrollar mecanismos legales para proteger a sus ciudadanos de estos peligros y riesgos en la red. Aún así, hay que vigilar que por un lado, las leyes no sean tan radicales que bloqueen aún las buenas acciones, y por otro, los llamados a hacer cumplir las leyes estén capacitados y con recursos para hacer el seguimiento adecuado.

Consecuencias de programas defectuosos o con malas intenciones

Una falla en una pieza de software, dependiendo de dónde se ejecute, e independientemente de si esta falla es intencional o no, puede generar resultados no deseados, lamentables o incluso nefastos, por lo que el control de calidad, sobre todo en aplicaciones y sistemas que utilizan la red, debe ser aún más detallado.

Ética y sistemas basados en software

Aún no parecemos estar listos, como humanidad, para dejar que los sistemas automatizados tomen todas las decisiones, sin un control de calidad y, sobre todo, de ética y moral, que los humanos, asumiendo en ellos buenas intenciones y claridad en los objetivos, pueden tomar. Es otra tarea pendiente.

Las reuniones en línea agregan cansancio y tensión

La mayoría de nosotros, a partir del inicio de la pandemia y su cuarentena asociada, en el afán por continuar trabajando y haciendo avanzar los proyectos, las ideas, las ventas, el aprendizaje, y mantener las relaciones sociales, familiares y de amistad, hemos sostenido un gran número de reuniones en línea, por medio de alguna de las plataformas que han proliferado.

La oferta de webinars, cursos, charlas, tutoriales, y todo tipo de interacción en línea, ha aumentado en cantidad y a veces, también en calidad, lo que hace que nuestra agenda puede verse copada por reuniones de trabajo, familia, sociales, o las motivadas por un tema que nos interesa que será presentado en línea.

Hay claras ventajas en las posibilidades que se abren bajo esta modalidad: mayor alcance geográfico, las sesiones pueden ser grabadas y reproducidas nuevamente, los horarios pueden ser flexibles, si se asume que muchos asistentes están en sus casas, etc., aunque también hay desventajas, como la intrusión en el hogar, la ausencia de cambio de ambiente, etc.

Efectos en el cansancio y la tensión

Otras desventajas se refieren a la reacción psicológica de cada persona ante esta forma de interactuar que, si bien saca provecho de la interconexión mundial de equipos, la optimización de los diseños de las plataformas y de los protocolos de comunicación, no son la forma natural de comunicación del ser humano.

El profesor de comunicaciones Jeremy Bailenson, de la Universidad de Stanford, ha realizado un estudio sobre los efectos de las muchas horas de comunicación y conferencias en línea. En dicho estudio, el profesor menciona cuatro fuentes de fatiga y tensión, que se dan cuando utilizamos la opción de abrir la cámara y hacer nuestro rostro visible:

1. Una cantidad excesiva de contacto visual de cerca es muy intensa.

En situaciones normales, no es usual tener muchos pares de ojos viéndonos a la cara, como parece darse en una sesión con uso de vídeos por parte de varios usuarios. Para personas que son tímidas y que normalmente pasan casi desapercibidas y en silencio en reuniones físicas, en estos casos pueden sentir un nivel de intimidación al estar bajo el aparente escrutinio de los demás asistentes. Además, dependiendo del tamaño de nuestro monitor, podemos ver una cara de un tamaño distinto al natural.

2. Verse a sí mismo durante los chats de video constantemente en tiempo real es fatigoso

El hecho de verse a sí mismo dentro del grupo de asistentes es también poco natural. Es como si alguien anduviera a nuestro lado todo el tipo llevando un espejo, y haciendo que nos veamos en el mismo. Este hecho puede ser tensionante, y puede hacernos más autocríticos con nuestra imagen, arreglo personal, gestos y demás actitudes a las que normalmente no prestamos atención.

3. Los chats de video reducen drásticamente nuestra movilidad habitual

El área que la cámara alcanza a mostrar es reducida. Aunque esto puede ser deseable para no mostrar públicamente más espacio del que es necesario de nuestro espacio en el hogar o la oficina, si consideramos una buena práctica que mientras tengamos el vídeo encendido mostremos nuestro rostro, el espacio dentro del que podemos movernos es reducido significativamente. En una reunión presencial, es posible levantarse, estirar los músculos, caminar un poco, favoreciendo nuestros procesos creativos.

4. La carga cognitiva es mucho mayor en los chats de video

En reuniones presenciales, los gestos y el lenguaje del cuerpo son interpretados más fácilmente entre los participantes. Por ejemplo, para mostrar acuerdo con una idea que está siendo desarrollada por otra persona, podemos asentir con la cabeza, viendo a los ojos al interlocutor; para hacerlo en una video reunión, no estamos seguros que los gestos que realizamos son percibidos de igual modo por los demás. O bien, alguien puede realizar un gesto para su grupo interno, por ejemplo, su familia, y tomarse erróneamente como parte de la sesión. En cualquier caso, hay que mantenerse más atento a estos detalles, en línea.